Biografias de letra
Abalos José Domingo Abrahín Ramón Abramo Fernando Acevedo Arturo Acevedo Carlos Alberto Acevedo Manuel Antonio Acevedo Díaz Eduardo Acha Mariano Achaval Rodriguez Trístan Achega Domingo Victorio Acosta Emar Acosta Jorge Acosta Mariano Acuña Mariano Acuña Anzorena Guillermo Julio Adrogué Carlos Adrogué Esteban Agüero José Eusebio Agüero Pedro José Agüero Julián Segundo De Agosti Orlando Ramón Agote Luis Agote Pedro Agrelo Pedro José Aguado Alejandro María Aguado Jorge Aguilar Victoriano Aguirre Francisco De Aguirre José María Aguirre Julían Aguirre Rafael María Aguirre Lanari Juan Ramón Aguirre Legarreta Horacio Aguirre Lejarrota Manuel Hermenegildo Aguirre Obarrio Eduardo Aira César Albariños Domingo Albarracín Juan Crisóstomo Alberdi Juan Bautista Alberti Manuel Maximiano Albrieu Oscar Alconada Aramburú Carlos Alcorta Amancio (hijo) Alcorta Amancio (padre) Aldao Carlos Aldao Francisco Aldao José Felix Alderete Carlos Alem Leandro N Alemann Roberto Teodoro Alemán Pablo Alende Oscar Alfonsín Raul Ricardo Alizón García Julio Allaria Angel Pacífico Allende Alfredo Allende Faustino Almagro Juan María De Alonso Carlos Alonso Norberto Alsina Adolfo Alsina Valentín Alsogaray Álvaro Alsogaray Maria Julia Alvarado Manuel Ramón Alvarado Rudecindo Alvarez Carlos Alvarez Donato Alvarez Jonte Antonio Alvear Emilio Marcelo De Alvear Carlos María de Alvear Marcelo Torcuato de Alvear Torcuato De Alves De Lima E Silva Luis (Duque De Caxias) Amadeo Mario Octavio Amadeo Y Videla Daniel Ambrosetti Juan Bautista Ameghino César Ameghino Florentino Amenábar José De Amundarain Rafael Amura Claudia Anadón Fidel Anadón Lorenzo Anaya Elbio Carlos Anchorena Tomás Severino De Anchorena Nicolás De Anchorena Tomás Manuel De Anchoris Ramón Eduardo De Anderson Imbert Enrique Andrada Jacinto Aneiros León Federico Anglada Francisco Marcos Antille Armando Gerardo Aramburu Pedro Eugenio Arana Felipe Arata Luis Arauz Castex Manuel Aráoz Julio César Aráoz Pedro Miguel Aráoz De Lamadrid Gregorio Arce José Ares Roberto Ares De Vildoza Eulalia Argüelles Amílcar Argerich Cosme Mariano Argerich Manuel Gregorio Argerich Martha Arias David Arias José Inocencio Arias Manuel Eduardo Arias Tomás Arlt Roberto Arredondo Nicolás Antonio De Arroyo Manuel Andrés Arslanián León Carlos Artigas José Gervasio Ascasubi Hilario Astigueta José Manuel Astigueta José Manuel Astigueta (nieto) José Mariano Astigueta (padre) José Mariano Avellaneda Marco Avellaneda Marco Aurelio Avellaneda Nicolas Avilés Y Del Fierro Gabriel Ayala Fernado Ayolas Juan De Azcuenaga Miguel De Azopardo Juan Bautista Azurduy De Padilla Juana Ábalos José Benjamín Álvarez Juan Álvarez Julián Álvarez Julio Emilio Álvarez (Fray Mocho) José Sixto Álvarez Condarco José Antonio Álvarez De Arenales José Ildefonso Álvarez De Arenales Juan Antonio Álvarez De Toledo Federico Álvarez Thomas Ignacio Ávalos Amaro Ávalos Eduardo Soriano de Arévalo Domingo

Eduardo Ávalos

Eduardo Ávalos fue un militar argentino que desempeñó un papel importante en la Revolución del 43 (1943-1946).
Eduardo Ávalos
Eduardo Ávalos

Biografía

Teniendo grado de coronel se sumó como uno de los líderes del Grupo Obra Unificación o Grupo de Oficiales Unidos (GOU) reclutado por el entonces Coronel Juan D. Perón en julio de 1943. Se desempeñó como jefe de la guarnición de Campo de Mayo durante el gobierno del General Pedro Pablo Ramírez (1943-1944) y luego Ministro de Guerra hasta los hechos del 16 y 17 de octubre de 1945.

Fue uno de los llamados «cuatro coroneles» que tenían el mando efectivo del GOU, junto con Juan D. Perón, Emilio Ramírez y Enrique P. González.​ Mantenía relaciones muy cercanas con el la Unión Cívica Radical y en particular con Amadeo Sabattini.​

Participó de la Revolución del 43 liderando una de las 3 columnas que avanzaron sobre la Capital. En el avance fue protagonista de un suceso que lo marcaría en el futuro: tuvo un altercado con fuerzas de la Armada que habían tomado una posición neutral, al decidir invadir el terreno de la Escuela de Mecánica de la Armada. Del movimiento se desencadenó un tiroteo que causo la pérdida de 70 vidas, entre ellas civiles y militares, y debido únicamente a las reacciones precipitadas de Ávalos y el capitán de navío Fidel Anadón, ya que no estaban en bandos opuestos. Este hecho jamás podría quitárselo de su conciencia Ávalos, y posiblemente podrían haber determinado su falta de reacción ante las manifestaciones a favor de Perón el 17 de octubre de 1945.​

Ávalos y otros oficiales, que habían apoyado y colaborado con Perón en la mayor parte del período, comenzaron poco a poco a tener diferencias con él (entonces Ministro de Guerra y Secretario de Trabajo), debido a sus maniobras políticas y a diversas actitudes que a su juicio no iban acorde con la tradición militar. Culminando este proceso de diferenciación en los agitados días de octubre. El 8 de octubre de 1945, siendo general de brigada y comandante de Campo de Mayo, rango y cargo que combinados lo convertían en el militar en funciones más influyente de aquel momento, sublevó las tropas a su mando, reclamando y obteniendo en primer lugar la renuncia y más tarde la detención de Perón. Tras estos hechos asume como Ministro de Guerra, quedando virtualmente a cargo del país, ya que el presidente Edelmiro Farrell había perdido todo poder. En este cargo Ávalos, se movió con lentitud y poca eficacia para consolidar su propio poder. Dando amplio margen de maniobra a Perón, quién desde su lugar de prisión en la Isla Martín García, preparaba su retorno.

Reorganizando el gobierno, el nuevo Ministro de Guerra le ofreció la presidencia al radical Amadeo Sabattini quien no aceptó, proponiéndole entonces que el procurador de la Corte Suprema, Juan Álvarez, formara un gabinete civil. Mientras esto ocurría, la sociedad argentina se polarizaba: amplios sectores de la sociedad pedían que la presidencia se entregue a la Corte Suprema y luego un rápido llamado a elecciones, mientras que otros sectores, junto con los militares, querían que Farrell continúe como presidente y lograr un paso a elecciones más ordenado, para evitar un final humillante de la Revolución del '43. Ante las presiones de los distintos sectores Ávalos se movió dubitativamente.

Finalmente, el 17 de octubre de 1945, fecha que posteriormente sería recordada por el peronismo como el Día de la lealtad, se desencadenaron importantes movilizaciones obreras exigiendo la liberación de Perón, que ahora se encontraba en un hospital de la capital. Ávalos que deseaba evitar posibles pérdidas de vidas se abstuvo de reprimir, por temor a que la situación se saliera de control. Eligió entonces el camino de la negociación con el líder arrestado. Así estas movilizaciones obreras lograron que Perón recuperara su libertad, impusiera sus términos al Ministro de Guerra, se ratificara a Farrell como presidente, cesaran tanto Ávalos como Álvarez en las funciones ministeriales, y se acordara un nuevo gabinete entre Farrell y Perón, con hombres leales a este último.

Posteriormente Ávalos fue relevado de su cargo como Comandante de Campo de Mayo, así como todos los demás jefes de esa base,​ y se lo nombró, simbólicamente, Interventor en la Asociación del Fútbol Argentino, hasta su pase a retiro el 16 de enero de 1946. A partir de allí se retiró completamente a la vida privada hasta su fallecimiento, ocurrido en Buenos Aires el 17 de mayo de 1971.