José de San Martín
San Martín, su vida San Marítn, su paso por el ejército San Martín y su inserción en la política Comentarios acerca de San Martín Bibliografía

A la primera proclama (8 de setiembre de 1820) le sucedieron muchas más que se desparramaron por todo el territorio. Tal como lo había planeado, a los pocos días se apersonó ante San Martín un representante del Virrey. Pezuela quería negociar, pero las conversaciones fracasaron rápidamente (1° de octubre). Durante el armisticio, San Martín trazó un plan audaz: el general Arenales debía ir hacia las Sierra e insurrectar a todas las poblaciones que existían en la región, entre ellos Huancavelica, Jauja y Tarma, para luego, descender hacia la costa hasta llegar al norte de Lima, en donde se encontraría con San Martín. Arenales derrotó a fuerzas realistas en Ica y Nazca y el Libertador se reembarcó con su tropa el 25 de octubre y se trasladó hasta el puerto de Huacho a 150 kilómetros al norte de Lima. En una carta dirigida al general O'Higgins, explicó su plan: "Mi objeto es bloquear a Lima por la insurrección general y obligar a Pezuela a una capitulación". Tuvo razón; en menos de tres meses el grueso de las poblaciones septentrionales se habían insurrectado, pero Pezuela no capituló y la guerra se prolongó durante un año. Varios hechos fueron cimentando la acción libertadora: Guayaquil se levantó en armas y se puso baso su protección; el almirante Cochrane capturó la fragata "Esmeralda" y el regimiento "Numancia", integrado mayoritariamente por colombianos desertó de las fuerzas realistas y se puso bajo las órdenes de San Martín con sus banderas, armas y bagajes. A comienzos de enero de 1821 se reincorporó la división de Arenales, que concluyó con éxito su misión, tras vencer en Pasco. A todo esto, los liberales de Lima lograron la renuncia de Pezuela y en su lugar nombraron al general La Serna. El nuevo jefe de gobierno y el Libertador se reunieron el 2 de junio en Puncuhua. Esto dijo San Martín: "Pasó el tiempo en que el sistema colonial pudo ser sostenido por España. Sus ejércitos se batirán con bravura tradicional de su brillante historia militar; pero aun cuando pudiera prolongarse la contienda, el éxito no puede ser dudoso para millones de hombres dispuestos a ser independientes y que servirán mejor a la humanidad y a su país si en vez de ventajas efímeras pueden ofrecer emporios de comercio, relaciones fecundas y de concordia permanente entre los hombres de la misma raza, que hablan la misma lengua y sienten igualmente el generoso deseo de ser libres." Tras dos días de deliberaciones, La Serna rechazó la propuesta y de inmediato comenzó la evacuación de Lima. Si bien, la declaración de la independencia llegaría meses más tarde, la marcha de los acontecimientos convenció a San Martín de su inexorabilidad, y por eso le escribió a O'Higgins: "Al fin, con paciencia y movimientos hemos reducido a los enemigos a que abandonen la capital de los Pizarro; al fin nuestros desvelos han sido recompensados con los santos fines de ver asegurada la independencia de la América del Sur. El Perú es libre. En conclusión, ya yo preveo el término de mi vida pública y voy a tratar de entregar esta carga pesada a manos seguras y retirarme a un rincón a vivir como hombre". Para alcanzar definitivamente la meta, el Libertador trabajó sobre dos frentes: la organización del gobierno independiente del Perú y la prosecución de la guerra. Lo primero lo resolvió nombrándose "Protector", la máxima autoridad del país. Con total sinceridad explicó los motivos de su nombramiento: "Espero que al dar este paso se me hará la justicia de creer que no me conducen ningunas miras de ambición, sino la conveniencia pública. Es demasiado notorio que no aspiro sino a la tranquilidad y al retiro después de una vida agitada ; pero tengo sobre mí la responsabilidad moral que exige el sacrificio de mis más ardientes votos. La experiencia de diez años de revolución en Venezuela, Cundinamarca, Chile y Provincias Unidas me ha hecho conocer los males que ha ocasionado la convocación intempestiva de congresos cuando aun subsistían los enemigos de aquellos países. Primero es asegurar la independencia; después se pensará en asegurarla libertad sólidamente. La religiosidad con que he cumplido mi palabra en el curso de mi vida pública me da derecho a ser creído, y yo la comprometo ofreciendo solemnemente a los pueblos del Perú que en el momento en que sea libre su territorio haré dimisión del mando para hacer lugar al gobierno que ellos tengan a bien elegir". Los realistas huyeron hacia la Sierra y a través de sus valles mantenían sus tropas hacia el Sur. El movimiento independentista ocupaba la capital, la costa y el norte del país. En poco tiempo, los patriotas lograron la rendición de El Callao, consolidando su dominio sobre las provincias liberadas. San Martín no descuidó su responsabilidad como "Protector" y continuó con gestión de gobierno. Su tarea fue prolija y fecunda, y entre sus decretos se destacan la libertad de comercio, la abolición de las encomiendas, la supresión de la inquisición, la prohibición de tormentos, la garantía de la seguridad individual y el Estatuto Provisional, que reglaba las funciones de nuevo Estado. Instituyó, además, la Orden del Sol y creó la biblioteca pública del Perú, a la cual donó su propia librería, que había traído desde Chile. En Lima debió soportar el abandono de la expedición de Lord Cochrane, que retornó a Chile con su escuadra. En mayo de 1821, el general venezolano Sucre se encontraba con su escuadra en Guayaquil intentando quebrar la resistencia española. Le pide colaboración a San Martín para la campaña sobre Quito, y el Libertador compromete su colaboración. Para aquella fecha, ya era frecuente la comunicación entre los dos Libertadores de América: San Martín y Bolívar. A principios de febrero la división auxiliar entraba en las provincias ecuatorianas de Loja y Cuenca, poniéndose a la orden de Sucre. Nuestros patriotas pelearon en las batallas de Río Bamba y Pichincha y se apoderaron de Quito. San Martín entró en Lima el 12 de julio de 1821, al anochecer, sin escolta y acompañado por un simple ayudante. El Cabildo, en reunión extraordinaria del 28 de julio, desplegó por primera vez la bandera independiente del Perú, y el Libertador dijo: "¡El Perú es desde este momento libre e independiente por la voluntad de los pueblos y de la justicia de su causa que Dios defiende!" Con estas palabras proclamó el general San Martín la independencia del Perú en la Plaza Mayor de la ciudad de Lima, mientras la multitud lo aclamaba.

 
Joaquín de la Pezuela Virrey del Perú

Joaquín de la Pezuela Virrey del Perú fue obigado a renunciar en Enero de 1821

 
José de La Serna

José de La Serna, de comandante en jefe del ejército realista paso a ser Vierry luego de la renuncia de Pezuela

 
4 de mayo de 1821, en Pumacahua se celebró un encuentro entre delegados realistas y patriotas

El  4 de mayo de 1821, en Pumacahua se celebró un encuentro entre delegados realistas y patriotas . Pese a hablar de paz , ambas partes querían ganar tiempo para consolidar sus  posiciones militares

   
Toma de la fragata española Esmeralda por el buque de Cocharne

Toma de la fragata española Esmeralda por el buque de Cocharne

 
Lima a principios del Siglo XIX

Lima a principios del Siglo XIX

 
Combate naval de la flora patriota

Combate naval de la flora patriota

 
San Martín es nombrado Protector del Perú

San Martín es nombrado Protector del Perú

 

 

 

¿ Quienes somos? Condiciones de uso Publicidad Privacidad de la informacion