Biografias de letra B
Baclé Cesar Hipolito Baigorria Juan Bautista Balbastro Matías Balbín Ricardo Balcarce Antonio González Balcarce Diego González Balcarce Juan Ramón González Balcarce Marcos González Balcarce Mariano Severo Baldrich Alberto Balestra Juan Balsa Eudoro Banchs Enrique Barberis Luis Alberto Barcala Lorenzo Bardi Julio Juan Barletta Leonidas Barro José Constantino Barroetaveña Francisco Antonio Barros Pazos Jose Bas Bernardo Alejandro Basch Adela Bathurst Guillermo Batistuta Gabriel Omar Bauer Conrado Bauza Eduardo Bayer Osvaldo Jorge Beauchef Georges Becú Carlos Alfredo Beccar Varela Horacio Beiró Francisco Beláustegui Luis Belgrano Manuel Beliz Gustavo Beltran Fray Luis Benavídez Nazario Benítez Antonio J. Bengoa Justo León Ber Gelbard José Berón De Astrada Juan Genaro Berduc Enrique Beresford William Carr Bergoglio Mario Jorge (papa Francisco) Bermúdez Justo Germán Bermejo Antonio Bernárdez Francisco Luis Berni Antonio Beruti Antonio Luis Besares Manuel Betbeder Onofre Bevacqua Raúl Conrado Bialet Massé Juan Bianchi Carlos Bianco Jose Bibiloni Juan Antonio Bigatti Alfredo Bignone Reynaldo Benito Antonio Bilardo Carlos Salvador Billinghurst Roberto Bioy Adolfo Bioy Casares Adolfo Bird Poldy Blanco Eugenio Alberto Blanco Encalada Manuel Bléjer David Bocca Julio Bochini Ricardo Enrique Boedo Mariano Boero Felipe Bogado José Félix Bohorquez Pedro Bolívar Simón Bonanni Pedro José Bonnet Sadi E. Bonorino Esteban Bonpland Aimé Jacques Alexandre Borda Guillermo Antonio Borges Jorge Luis Borlenghi Ángel Gabriel Bornemann Elsa Bosch Beatriz Bosch Ernesto Mauricio Botana Natalio Félix Bouchard Hipólito Braden Spruille Bramuglia Juan Atilio Brandsen Federico Bravo Alfredo Pedro Bravo Mario Brochero José Gabriel Brown Frank Brown Guillermo Brown Jorge Gibson Bruera Ricardo Pedro Bucarelli Francisco De Paula Bufano Alfredo R. Bullrich Silvina Bulnes Manuel Bunge Alejandro Ernesto Bunge César Augusto Bunge De Gálvez Delfina Burmeister Carlos Germán Busso Eduardo Bustos Juan Bautista Bynon Santiago Jorge

Matías Balbastro

Matías Balbastro Militar argentino . Se destacó con un grupo de patricios que combatió a los invasores ingleses. Participó más tarde en la campaña del Alto Perú.

Biografía

Estudió en España, e ingresó en el ejército español, llegando al grado de capitán del regimiento de infantería de Málaga. Era cuñado de Diego de Alvear y Ponce de León.

Regresó a Buenos Aires en 1806, justo después de la primera invasión inglesa, y fue admitido como capitán del Regimiento de Patricios. Participó en la Defensa contra la invasión de 1807, en que fue herido de gravedad.

Apoyó la Revolución de Mayo y se unió al Ejército del Norte. Luchó en las batallas de Cotagaita, Suipacha y Huaqui, con el grado de mayor, y segundo jefe del Regimiento de Infantería Nº 6, comandado por Juan José Viamonte. El jefe político del Ejército, Juan José Castelli, lo consideraba un partidario de su adversario, Cornelio Saavedra.

En 1813, regresó a Buenos Aires y al año siguiente acompañó a su sobrino Carlos María de Alvear en la toma de Montevideo. En septiembre de 1814 volvió al Ejército del Norte, donde se dedicó a actuaciones políticas. Intentó evitar la revuelta del Ejército contra Alvear, en diciembre de ese año, y el fracaso en ese intento lo obligó a regresar a Buenos Aires.

Alvear le encargó reorganizar el ejército de la capital, para hacerlo puramente partidario de la Logia Lautaro. Tras la caída de Alvear, el nuevo Director Supremo, Álvarez Thomas, lo envió prisionero a José Artigas – junto con otros dirigentes opuestos a la política federal de éste – para que el caudillo tomara venganza y lo hiciera fusilar. Pero Artigas lo dejó en libertad, y permaneció en Montevideo.

De allí pasó a Río de Janeiro, donde apoyó la invasión portuguesa a la Banda Oriental.

Regresó a Buenos Aires brevemente durante el gobierno de Juan Ramón Balcarce en plena Anarquía del Año XX, y apoyó las aventuras de su sobrino. Tras el fracaso, regresó a Montevideo. Volvió a Buenos Aires al año siguiente, y fue dado de baja por la reforma militar de Rivadavia.

Dos años más tarde, fue confinado en la isla Martín García, acusado por su esposa de alterar la tranquilidad pública en repetidas borracheras. Pasó sus últimos años en la pobreza, vencido por el vicio y el alcohol. Falleció en Buenos Aires en agosto de 1848.