Tatú carreta

Home Historia Geografía Literatura Biografías Otros

Ecología

Animales en peligro 

Tatú carreta

   

Características

 

El tatú carreta es el más grande de los armadillos que aún viven. Mide alrededor de 1,5 metros de longitud, desde el hocico a la punta de la cola y suele pesar 60 kilos. Tiene un caparazón oscuro, formado por numerosas placas ordenadas en filas transversales, que llegan a cubrir también la cola. Muestra un cuerpo voluminoso y cortas extremidades, muy musculosas, con uñas potentes y algo desproporcionadas con el resto de su pesado cuerpo, especialmente en sus extremidades anteriores.

Tatú carreta

 

   

Nombre

Suele llamárselo "tatú guazú" en guaraní, "cuspa" en quichua, "etopinic laté" en mocoví, o "gran armadillo" y "armadillo gigante". Su nombre científico es "Priodontes maximus" (Geoffroy 1803). Pertenece a la clase de los mamíferos, orden edentata, familia dasipodidae y tribu priodontini.

   

Hábitat

Es un animal cuya ubicación es preferentemente tropical y subtropical. se lo encuentra en la mayor parte del este de América del sur, desde el sudeste de Venezuela y las Guayanas, hasta el noreste de la Argentina. En nuestro país habita en Misiones, Formosa, Santiago del Estero, Chaco y tal vez Corrientes. Busca terrenos áridos, con arbustos, montes, bosques en galería, bosques xerófilos, selvas y sobre todo sabanas donde la aparición del hombre se haya retrasado.

   

Alimentación

Es un animal solitario y para alimentarse tiene hábitos nocturnos. Hace recorridas cotidianas de casi 3.000 metros buscando su alimento favorito: invertebrados como hormigas, termes, arañas, gusanos y larvas, que obtiene destrozando hormigueros y termiteros o desmembrando troncos podridos. Su dieta se completa con carroña, culebras y vegetales.

  

Sus crias

Durante el verano dan a luz una sola cría, que al principio recibe leche materna y paulatinamente se adapta a la dieta de los adultos.

  

Por qué está en peligro

Además de que las actividades como el desmonte, la agricultura, la ganadería y la caza, han reducido o exterminado poblaciones de tatús en varias áreas, se ha presentado el caso de la desaparición de tatús que residían cerca de asentamientos humanos, probablemente perturbado por los disturbios generados por los asentamientos.