Oso hormiguero

Home Historia Geografía Literatura Biografías Otros

Ecología

  Animales en peligro

Oso hormiguero

  

Características

 

El "yurumí" es uno de los dos grandes devoradores de hormigas que viven en nuestro territorio. El otro es el "tamanduá", que se distingue del "yurumí" por tener cola prensil y por sus costumbres arborícolas. El "yurumí" tiene un abundante pelaje cuya coloración varía del negro al blanco, pasando por diversas tonalidades de gris y se prolonga en una extensa cola, poblada de pelos de hasta 40 centímetros de largo, los cuales le otorgan un aspecto de abanico o "bandera". Esta especie tiene ejemplares que alcanzan los 2 metros de largo, de los cuales 80 centímetros corresponden a la cola. El peso de un macho adulto puede llegar a los 40 kilos. su hocico es largo y estrecho, no tiene dientes y su lengua es larga. Está armado con dos potentes garras cavadoras en las patas delanteras.

 

Oso hormiguero

   

Nombre

"Yurumí" es el nombre que recibe en guaraní, aunque también se lo denomina "tamanduáguazú", "oso hormiguero grande", "oso hormiguero bandera" (por su vistosa cola). Su nombre científico es "Myrmecophaga tridactyla" (Linneo). Pertenece a la clase de los mamíferos, orden vermilingua y familia myrmecophagidae. Esta especie se ha convertido, desde 1977, en símbolo de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

    

 

Hábitat

Desde Venezuela y Guayanas  hasta algunas provincias del norte de la Argentina: la selva misionera, Formosa, El impenetrable y otras áreas chaqueñas, este de Salta, noreste de Santiago del Estero y, probablemente, norte de Corrientes. En todas estas regiones busca áreas que presenten sabanas o abras cubiertas de pajonales donde haya termiteros o tacurús, estructuras de regular tamaño construidas por estos invertebrados.

    

Alimentación

La dieta del "yurumí" es insectívora, basada principalmente en hormigas y termes, que atrapa con su larga lengua viscosa. Para lograrlo abre boquetes en las colonias de estos insectos, empleando las largas y curvadas uñas de sus patas delanteras.

    

Sus crias

El período de gestación del "yurumí" dura aproximadamente 190 días, luego de lo cual nace, por lo general en primavera, una cría pequeña que suele pesar 1600 gramos. La madre transporta sobre su lomo a la cría desde las primeras dos o tres semanas de vida y por más de un año.

    

Por qué está en peligro

Hay tres causas que hacen temer por la perpetuación de esta especie: la alteración de su hábitat natural, su bajo potencial reproductivo y su alta vulnerabilidad ante el hombre. Así como se talan paulatinamente las selvas que le dan refugio, se lo captura clandestinamente para venderlo a zoológicos y coleccionistas privados.