José de San Martín
San Martín, su vida San Marítn, su paso por el ejército San Martín y su inserción en la política Comentarios acerca de San Martín Bibliografía
La invasión napoleónica, la crisis de la Monarquía hispana y la posterior disolución de la Junta Central de Sevilla habían puesto a toda Hispanoamérica en crisis. El primer movimiento se dio en Caracas, de Venezuela, donde el 19 de abril de 1810 se reúne un Cabildo Abierto, que provoca la renuncia del capitán general Vicente Emparán y se integra una Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII. Un Congreso General, que delibera a partir de marzo de 1811, el 5 de julio declara la independencia y elabora una Constitución. La lucha militar que se traba prontamente favorece a las llamadas tropas del Rey. En 1812, el general español Monteverde hace suya a Caracas. Francisco de Miranda -el Precursor- es entregado por sus compatriotas a los metropolitanos y Simón Bolívar dejará el país. En Nueva Granada, la situación no presenta caracteres mucho más favorables debido a los disensos internos. Producida la agitación popular en Santa Fe de Bogotá, el 20 de julio de 1810 se depuso al virrey Amar y enseguida se convocó a un Cabildo Abierto, del que surgió una Junta de Gobierno presidida por el ex mandatario y subordinada al Consejo de Regencia. Poco duró esto: el 26 se eliminaba a Amar y se anulaba el juramento de lealtad al Consejo. Convocado un Congreso General, éste no logró imponer su autoridad y casi de inmediato varias provincias se declararon independientes y constituyeron juntas. A esto hay que agregar que en diciembre de 1811 se proclamó la independencia absoluta de Quito. En el Virreinato de Méjico, la revolución, iniciada el 16 de setiembre de 1810, asumió un carácter popular y religioso. El párroco de Dolores, Miguel Hidalgo, encabezaba alrededor de cien mil indios y mestizos, quienes recorrieron buena parte del territorio al grito de "¡Viva la Virgen de Guadalupe y mueran los gachupines!" Vencido por tropas que respondían al virrey Francisco Javier Venegas, el padre Hidalgo murió fusilado el 30 de julio de 1811. La jefatura del movimiento pasó a su discípulo, el sacerdote José María Morelos. Los desordenados agrupamientos de indígenas cedieron su lugar a guerrillas móviles, las que, sobre la base de una elemental coordinación, dominaron los distritos sureños. Y si bien la independencia será declarada el 22 de octubre por un congreso reunido en Chilpacingo, el movimiento, entre 1812 y 1815, año del fusilamiento de Morelos, parecerá carecer de futuro. La crisis monárquica también se sintió en Chile y especialmente en Santiago, donde una reunión de vecinos, realizada el 18 de setiembre de 1810, resolvió constituir una Junta para que rigiese a la Capitanía General mientras se mantuviera el cautiverio de Fernando VII. Constituida con la presidencia de Mateo de Toro y Zambrano, pronto se iniciarían los contactos con Buenos Aires. Elegidos en abril de 1811 los diputados para el Congreso General, pudo apreciarse que buena parte de ellos, carecía de espíritu revolucionario. Sólo el Virreinato del Perú se mantenía como el bastión de la causa fernandina. Desde 1806, ejercía allí el mando don José Fernando de Abascal, buen político y diestro administrador. Enérgico y prudente, supo valerse del prestigio que tenía entre los grupos dirigentes para evitar la formación de juntas gubernativas y anular todo intento promovido por núcleos revolucionarios de menor importancia. Mas no se reducirá sólo a esto su gestión, sino que también concurrirá con tropas y auxilio financiero para sostener la causa real en el Alto Perú y en Chile.
 

Fernando VII

Fernando VII

 

Miguel Hidalgo

Miguel Hidalgo

 

Morelos

Morelos

   

¿ Quienes somos? Condiciones de uso Publicidad Privacidad de la informacion