Búsqueda personalizada
 
 
 
   

En San Isidro fallece el General Juan Martín de Pueyrredón

También muere en Boulogne Sur Mer (Francia) el General José de San Martín libertador de la Argentina, Chile y Perú.

Finaliza el conflicto con Francia al firmarse una convención de paz: el bloqueo al puerto de Buenos Aires. Sarmiento prosigue infatigable su labor literaria y dos nuevos libros nacen en Chile: "Argirópolis" y "Recuerdos de Provincia". En su paciente espera de que el dictador de Buenos Aires cumpla su ciclo, Justo José de Urquiza continúa en Entre Ríos su labor progresista. Este año instala el primer sistema completo de agua corriente que conoce el país. Rosas es designado nuevamente Gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Juan Martín de Pueyrredon

Juan Martín de Pueyrredon, en la época en que era director supremo.

José de San Martín
José de San Martín

Se nota también algún cambio en Buenos Aires. Comienzan a construirse edificios con influencias de estilos europeos. Se abandonan las proporciones y características de la época colonial - proporciones altas, el molduraje, la decoración, los balaústres, las rejas de gran tamaño - entrándose de lleno a otro tipo de construcción más simple y fuerte. En los parques y jardines se plantan palmeras, las que llaman la atención a los porteños que no han salido de la ciudad. Es también el año de una segunda generación de románticos, entre los que sobresalen Guido y Spano, Andrade y Obligado.

Con el levantamiento total del bloqueo al río de la Plata, el comercio mayorista - 34 casas inglesas y 14 españolas y criollas - ven llenar de nuevo sus depósitos. Se intensifica el tránsito de tropas de carretas hacia Santiago del Estero y Tucumán, al igual que las que se dirigen hacia San Nicolás, Rosario y Córdoba. Este servicio cumple una misión fundamental de comunicación. Las carretas son verdaderos mastodontes en los que cabe mucha mercadería. Todo un árbol se emplea para su construcción. Va cubierta con cueros de vaca y cerrada por tres lados, menos el de adelante, donde se ubica el carretero. Esta enorme cuba de madera es arrastrada por tres yuntas de bueyes. Las caravanas se componen, generalmente, de 10, 15 y 20 carretas y un hombre a caballo que las va escoltando, ordena el movimiento de la tropa, elige la ruta favorable y organiza los campamentos. Los comerciantes las fletan como si fueran barcos, con carga de maderas, lana, frutas y cueros hacia sus consignatarios de Buenos Aires, y desde la ciudad regresan colmadas de paños, licores o muebles. Son la prolongación -en un enorme país que sólo tiene un puerto habilitado al mundo - de los muelles del Havre y Liverpool. 

Carrreta de la epoca de Rosas
Medios de transporte en la época de Rosas.
Cartel a favor de Rosas
Tantos años en guerras había atrasado tecnologica y economicamete al país.

Estos convoyes no hacen más de 5 ó 6 leguas diarias. Cuando se hace la noche se detienen junto a un pastizal, tomando dos clásicas precauciones: la de evitar a los indios y a los tigres. Forman en círculo y dos hombres ofician de centinelas. En la ciudad acampan de igual forma. Generalmente en las plazas, de donde no salen los carreteros por ser de temperamento poco inquieto. Viven en la carreta: durante el día cargándola o descargándola, por la noche usándola para dormir. Los carreteros suelen viajar con sus mujeres, quienes les sirven el mate o les preparan el asado de cordero.

Buenos Aires sigue siendo una isla. Las líneas telegráficas llegan tan sólo hasta la localidad de Moreno, en la provincia de Buenos Aires. Pero algo cambia este año: el alumbrado a aceite es suplantado por el de petróleo. Los faroles con este combustible son encendidos a las 20 y apagados a medianoche. La tarea nocturna queda luego en manos de los serenos, quienes ofician no sólo de vigilantes sino también de anunciadores del tiempo. "las 12 han dado y lloviendo" o "Las 3 han dado y nublado", son gritos que los porteños suelen escuchar de pronto junto a sus ventanas.

El país es una gran llanura apenas pespunteada por alguna población. En las 200 leguas que separan a Rosario de San Luis, por ejemplo, sólo se levanta una media docena de aldeas de 200 a 500 habitantes. Entre ellas, Cruz Alta, Fraile Muerto, Villa del Río IV y San José del Morro son las principales. Acosados constantemente por el indio, sus vidas se desenvuelven con escasos recursos. No les faltan alimentos, pero el aislamiento es total, salvo el que rompen las paradas. Hasta los casamientos se realizan de posta en posta, ya que los mensajeros efectúan también el servicio de "recaditos" entre una aldea y la próxima. Las mensajerías son esperadas como la lluvia. Delante de ella corre una tropilla de caballos que sigue la campanilla de una yegua madrina que conduce algún postillón. Son los caballos de refresco. Cuando pernoctan en alguna posta se les prepara puchero o asado, y camastros de emergencia. Parten al alba, cuando el grito del capataz, "Arriba, arriba señores", sacude la modorra de los viajeros. Así se viaja en la Argentina de 1850.

Faena en un saladero
Faena de un animal en un saladero.
 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion