Búsqueda personalizada
 
 
 
   

El año argentino se inicia con una dura lucha en el interior, el 5 de enero el coronel José Martín Yanzón, con complicidad de los comandantes riojanos Angel Vicente Peñaloza, Hipólito Tello y Lucas Llanos, intenta destituir al gobernador de La Rioja.

El general Tomás Brizuela descubre la conspiración y derroca a Yanzón en el combate de Pango.

El 18 de enero el general Eustaquio Medina es derrotado en La Tablada por el coronel Manuel Puch, que asume provisoriemente como gobernador de Jujuy.

El día 23 de enero el general Francisco Javier López al frente de una fuerza de salteños penetra en la provincia de Tucumán. El Gobernador, general Heredia, lo ataca y lo derrota en toda la línea en las márgenes del río Famaillá. A sólo dos días del combate y junto al mismo río, el General Javier López es fusilado junto al doctor Angel López, su secretario. El coronel Juan Balmaceda salva su vida pero es deportado a Santiago del Estero. El 28 de enero Alejandro Heredia ordena firmar un pacto con Catamarca, este convenio es suscripto por los doctores Napoleón Boneti por Catamarca y Juan Bautista Paz por Tucumán.

El general Brizuela impone como gobernador de San Juan al caudillo Nazario Benavidez, quien es elegido por la Legislatura.

El 5 de marzo el coronel Felipe Heredia es elegido gobernador de Salta, después de que el general José Antonio Fernandez Cornejo presentara la renuncia a su cargo , el coronel Eustaquio Medina es repuesto en el cargo de gobernador de Jujuy , pero muere repentinamente 2 días después y es elegido Pablo Alemán un hombre incondicional de Alejandro Heredia. De esta manera Jujuy , Salta y Catamarca quedan bajo la influencia de Alejandro Heredia.

El 18 de abril la Sala de Representantes de Tucumán reelige al general Alejandro Heredia como gobernador de la provincia.

Alejandro Heredia
Alejandro Heredia asumio el cargo de gobernador de Tucumán en en 1832, luego de suceder en ese cargo a José Frias. Al asumir suprimió el Código Constitu- cional de 1822 que había regido la  vida provincial por casi 10 años y se atribuyó poderes extraordinarios.  Durante su gobernación se pusieron fin a graves lluchas promovidas por Quiroga. 
Afiche de la época de Rosas

En Buenos Aires prosigue acentuándose el egoísmo localista. El Banco Nacional, creado por Rivadavia con el objeto de acrecentar las economías del interior del país, es abolido por Juan Manuel de Rosas.

En la disolución del Banco se hace referencia a las “soberanías financieras” de las provincias. Pero estas soberanías no hacen más que complicar las cosas ya que al permitirles emisiones de moneda a voluntad son un nuevo motivo de desunión del país. Además, “El Banco Nacional acostumbraba otorgar créditos al 6 % anual. Eliminado el Banco, los grupos de aprovechados capitalistas reiniciaron sus acostumbradas operaciones de préstamos al 20 y al 25 % de interés”. Significativamente, este año queda fundado el Banco de la Provincia de Buenos Aires.

También la Junta de Representantes de la Provincia de Buenos Aires dispone por ley la venta de 1500 leguas cuadradas que habían sido dadas en enfiteusis. En la Banda Oriental , Fructuoso Rivera  se subleva contra el gobierno de Manuel Oribe

La política rosista tiene un emblema - el de federación o muerte - que día a día extiende su poder. Por primera vez este año la bandera rosista flamea en el Fuerte, que es la tradicional residencia de Gobierno. No así la nacional, creada por Belgrano. Se establece también la Compañía de Jesús y en acto oficial se reabre la Catedral reformada, ceremonia que Buenos Aires celebra jubilosamente.

Queda a su vez reglamentado el tránsito de vehículos y peatones, mientras la ciudad va adquiriendo un tono “colorado” en sus paredes.

Quienes aún conservan la pintura celeste - característica de las viviendas a partir de mayo de 1810 - optan por acompasarse a esta nivelación que se produce en todos los otros ámbitos del quehacer porteño.

Dos muertes sacuden a la opinión pública. La de fray Justo Santa María de Oro y la del General Juan Ramón González Balcarce.

Sarmiento que permanecía en Chile trabajando en una mina de plata regresa a San Juan para dedicarse exclusivamente a la enseñanza.

Casa de Moneda
La Casa de Moneda, creada en 1836 a partir de la disolución del Banco Nacional se convirtió en un verdadero Banco,o sea una institución para depósitos, descuentos y emisión de papel moneda 
Fructuoso Rivera
Fructuoso Rivera, apodado "Don Frutos" , lluchó con Artigas contra los realistas y combatió contra los portugueses hasta 1820. Luego apoyó la anexión al Brasil de la provincia Cisplatina. En 1825 se unió a Lavalleja y lleó a ser el primer presidente uruguayo.  

La alimentación porteña no parece estar en crisis. La ciudad posee diversos mercados, destacándose el de carne, donde hoy está ubicado el Congreso Nacional y el de verduras y aves, donde se encuentra hoy el edificio de la Aduana. El Mercado del Centro - el más grande y antiguo de los pertenecientes a la Municipalidad - poseía su entrada principal en la esquina de las calles Alsina y Perú, y otra en las calles Chacabuco y Moreno. El comercio de la leche está en manos de criollos. Los más traen el producto de los alrededores de la ciudad, donde tienen sus tambos, “en botijas o porrones de barro forrados en cuero”, como bien informa Manuel Bilbao. Estos lecheros venden además mazamorra, la que los porteños juzgan más sabrosa por el hecho de ser transportada a caballo. Confiesan que el movimiento del animal, el traqueteo, influye notablemente en el gusto del típico alimento. El lechero es muy querido por la población. Hay repartidores muy jóvenes - 10 años - a quienes se encuentran más de una vez cuando bajan al río “donde bautizan su mercancías”. Pero quienes dan la nota insólita son las lecheras. Visten original atuendo: poncho de paño - casi siempre deteriorado por la intemperie y las lluvias – una enagua y un gran sombrero de hombre, perforado.

Se ha extendido, asimismo, la costumbre de cantar. El profesor Esteban Massini no da abasto para atender en su estudio a los numerosos jóvenes que acuden a tomar lecciones de canto y guitarra. Son muy conocidos como maestros de guitarra “un tal Trillo y un tal Robles”, quienes suelen acompañar a los enamorados cuando dedican serenatas “al tierno objeto de su amor”. Don Francisco Munilla - que ocupa el café denominado Marcos - es además de jovial aficionado al piano uno de los más fervorosos “de la noche” porteña. Propone a sus compañeros dar una serenata gigante, principiando por Manuelita, por las dudas. Una medianoche de noviembre sale con cerca de 300 acompañantes. Cuatro changadores portaron el piano y otros llevaron atriles y faroles. Pese a no haber cumplido con lo que ya era norma - la venia o aprobación - el insólito concierto “fue muy bien recibido” por las altas autoridades.

Rosas y la Iglesia

Mientras que los unitarios quedaron identificados con las medidas anticlericales de Bernardino Rivadavia. Rosas gustaba asociar el federalismo con la estricta observancia de la fe católica. Restauró iglesias y permitió el regreso de dominicos y jesuitas. Esto le valió el apoyo del clero local, que se convirtió en sostén de su figura . Era habitual oficiar misa con el crucifijo junto a la imagen del Restaurador. Para Rosas la iglesia era una de las más importantes garantías de orden social y político. Por eso, la controló rígidamete , se reservó el derecho de patronato, en lo relativo al nombramiento de los sacerdotes, y mantuvo a distancia la jurisdicción papal.   

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion