Domingo Faustino Sarmiento

Presidencia de Roca y derrota de Buenos Aires

Sarmiento, presentó un proyecto de ley para disolver las guardias provinciales; apoyó en Jujuy una maniobra para torcer a su favor a los electores de esa provincia en oposición a Roca. Fracasó en ambos objetivos. Tejedor acrecentó el armamento de la guardia de Buenos Aires, y Jujuy siguió apoyando a Roca. El Ministerio duró 36 días.
Su candidatura a la presidencia junto con Aristóbulo del Valle, proclamada el 30 de marzo, sólo sirvió para Roca que, maniobrando políticamente, quitara fuerza a Tejedor.
Los comicios de electores del 11 de abril, dieron a Roca una mayoría de 12 provincias, frente a la minoría de electores de Buenos Aires y Corrientes que apoyaban a Tejedor. En junio, Roca consolidó su victoria derrotando a la guardia provincial de Buenos Aires en un vano intento de Tejedor de resistir los resultados del comicio. Fue en los combates de Barracas, Los Corrales y Puente Alsina, donde se enfrentaron 20.000 soldados dejando un saldo de casi tres mil víctimas, así el ejército nacional derrotó a la última provincia con ejército propio.
Se aprobaron luego, como consecuencia de la derrota, las leyes que declararon a Buenos Aires capital de la república y prohibieron la organización de milicias provinciales, se cerraba en la Argentina el proceso de formación del Estado.
Sarmiento apoyó las medidas, él había impulsado un orden estatal cuyo centro debía permanecer en Buenos Aires y no podía negar su aprobación a quienes remataban su obra.
En febrero de 1881, Roca designó a Sarmiento, Superintendente General de Escuelas. Ejerció durante 12 meses y fue su última responsabilidad pública. Reeditó El monitor de la educación común y abandonó ese cargo con pesar.

Dicta en el Teatro Nacional su comentada conferencia sobre Darwin.

En 1882 por desavenencias con otros miembros del Consejo renuncia a su cargo de Superintendente de Escuelas. Participa en la polémica sobre la orientación de la escuela pública.

El gobierno de Roca aprueba en 1884  la Ley 1420 de Educación, en la que influyeron las ideas de Sarmiento; durante muchos años rigió el funcionamiento de la escuela pública argentina y el esplendor que hoy se añora. Sarmiento viaja a Chile en misión cultural, para la difusión del libro. Por ley del 12 de setiembre, a iniciativa del gobierno del general Roca, se dispone la publicación de sus Obras. Alcanzarán 52 volúmenes y un índice, estimándose que lo no publicado alcanzaría para otras varias decenas de tomos.

En 1885 funda El Censor, en la que será su última campaña periodística.

Durante 1886 publica la Vida de Dominguito, de curiosa elaboración (cf. Enrique Anderson Imbert: Génesis del primer Dominguito y "Una página inédita de Sarmiento" en El realismo mágico y otros ensayos, Caracas, Monte Ávila, 1976). Comienza a inquietar su salud. Viaja a Tucumán.

En 1887 y bajo el título "La libertad iluminando al mundo", publica en La Nación una carta a Paul Groussac, en la que le pide que dé a conocer, en lengua francesa, el artículo de José Martí, publicado en el mismo diario, sobre la estatua de la Libertad. Sarmiento expresa su admiración por el estilo de escritor de Martí. Éste, al conocer el juicio de Sarmiento, a quien llama "el verdadero fundador de la República Argentina", le pide a su amigo Valdés Domínguez que difunda ese texto (cf. Sur, Buenos Aires, n° 341, pp. 240-241). Colabora en El Diario. Viaja a Asunción del Paraguay en busca de mejorar su salud. Regresa a Buenos Aires.