Home Historia Geografía Literatura Biografías Otros
  
 

La independencia Argentina

                            

1810-1821

Revolución de Mayo
Medidas de gobierno
Conflictos internos
Campaña al Paraguay
El interior y la revolución
La Junta Grande
Misiones diplomáticas
Las Juntas provinciales
Revolución del 5 y 6 de abril
Primer Triunvirato
Situación Política a principios de 1812
Volvió San Martín
Retan a Belgrano
Logia Lautaro
Revolución de 8 de octubre
Asamblea Constituyente
Artigas y la Asamblea
Las mujeres y el ejército
Panorama Político
La restauración monárquica
Directorio de Posadas
Directorio de Alvear
Directorio de Álvarez Thomas
El surguimiento de Güemes
Convocación del Congreso
Directorio de Pueyrredón
Panorama político
Plan de trabajo
San Martín y Belgrano
Una carta de San Martín
Los diputados
El Periodismo
La Casa de Tucumán
Declaración de la Independencia
Intentos de organización
Misión de Thompson
Manifiesto a las naciones
Reglamento Provisorio
Misión de Aguirre
Misión de Valdéz
Misión de Valentín Gómez
Constitución Centralista de 1819
Directorio de Rondeau
Aspiraciones provinciales
Caída del Directorio
Sarratea
Tratado de Pilar
Caída de Sarratea
Tratado de Benegas
Federalismo y caudillos
Autonomías provinciales
Gobierno de M. Rodríguez
Independencias latinoamericanas
Directorio de Rondeau
 

Después de tres años de gobierno, el 9 de junio de 1819, Juan Martín de Pueyrredón presentó ante el Congreso su renuncia como Director Supremo. Su gestión estuvo signada por una permanente hostilidad con los pueblos del interior, en especial con Santa Fe y Entre Ríos que apoyaban al líder de la Banda Oriental, Artigas.
A todo esto, el descontento del interior creció por la sanción de la Constitución de 1819, que desconocía las aspiraciones provinciales.
El Congreso aceptó la renuncia de Pueyrredón y en su lugar designó en forma interina a José Rondeau, quién continuó con la línea de gobierno de su antecesor.
En primer lugar, le reiteró a San Martín la orden de volver a Buenos Aires y ponerse al servicio del Director Supremo para reprimir el levantamiento provincial. El Libertador, que en esos momentos preparaba la expedición al Perú, rechazó esta orden con estas palabras: "El General San Martín jamás derramará la sangre de sus compatriotas, y sólo desenvainará la espada contra los enemigos de la independencia de Sud América".
En segundo término, Rondeau decidió armar al ejército del Alto Perú con el fin de usarlo para reprimir a los caudillos del interior.

José Rondeau

  

Sublevación de Arequito

 

El ejército del Alto Perú se hallaba acampando en Córdoba cuando se le ordenó bajar a Buenos Aires. Su jefe, Manuel Belgrano, no estaba bien de salud por lo que había delegado el mando al General Francisco Fernández de la Cruz, quién marchó con sus tropas hacia San Nicolás, en donde se unirían a las fuerzas de Buenos Aires.
Al llegar a la posta de Arequito el 8 de enero de 1820 los oficiales Bustos, Paz, Ibarra y Heredia se sublevaron desconociendo las órdenes del directorio. Bustos ordenó al ejército regresar a Córdoba donde asumió como gobernador al igual que Ibarra en Santiago del Estero, Heredia en Tucumán y Mendizabal en San Juan.  Se iniciaba así con el motín de Arequito el proceso de autonomías provinciales conducido por caudillos locales.

Francisco Ramirez

 

La Batalla de Cepeda

 

A pesar de la negativa de San Martín y de la sublevación de Arequito, Rondeau logró reunir un ejército de dos mil hombres. El 1° de febrero de 1820, las fuerzas del Director Supremo se enfrentaron con los caudillos Ramírez y López. En pocos minutos, los federales derrotaron a las tropas porteñas. Después del combate emplazaron a Buenos Aires para que designen nuevas autoridades y se transformen en una provincia federal. 

Estanislao Lopez

 

¿ Quienes somos?

Condiciones de uso Publicidad Privacidas de la informacion