Home Historia Geografía Literatura Biografías Otros
  
 

La independencia Argentina

           

1810-1821

Revolución de Mayo
Medidas de gobierno
Conflictos internos
Campaña al Paraguay
El interior y la revolución
La Junta Grande
Misiones diplomáticas
Las Juntas provinciales
Revolución del 5 y 6 de abril
Primer Triunvirato
Situación Política a principios de 1812
Volvió San Martín
Retan a Belgrano
Logia Lautaro
Revolución de 8 de octubre
Asamblea Constituyente
Artigas y la Asamblea
Las mujeres y el ejército
Panorama Político
La restauración monárquica
Directorio de Posadas
Directorio de Alvear
Directorio de Álvarez Thomas
El surguimiento de Güemes
Convocación del Congreso
Directorio de Pueyrredón
Panorama político
Plan de trabajo
San Martín y Belgrano
Una carta de San Martín
Los diputados
El Periodismo
La Casa de Tucumán
Declaración de la Independencia
Intentos de organización
Misión de Thompson
Manifiesto a las naciones
Reglamento Provisorio
Misión de Aguirre
Misión de Valdéz
Misión de Valentín Gómez
Constitución Centralista de 1819
Directorio de Rondeau
Aspiraciones provinciales
Caída del Directorio
Sarratea
Tratado de Pilar
Caída de Sarratea
Tratado de Benegas
Federalismo y caudillos
Autonomías provinciales
Gobierno de M. Rodríguez
Independencias latinoamericanas
1813 - Las mujeres y el ejército
   

El general Manuel Belgrano encontró en las mujeres del norte, unas magníficas y eficaces colaboradoras. Una de las organizaciones femeninas más importantes fue la de "las bomberas", un verdadero escuadrón de espías que llevaban mensajes secretos para los patriotas escondiéndolos en los dobladillos de sus polleros, en huecos de troncos de árboles o en canastas de lavanderas.
Doña Loreto Sánchez de Peón de Frías fue una de las espías más inteligentes. Solía disfrazarse de vendedora de comidas y con una canasta de pan casero entraba en los cuarteles españoles. Cuando los jefes pasaban lista, ella contaba a los enemigos con un método muy personal: llevaba granos de maíz en el bolsillo y dos bolsitas; cuando escuchaba "presente" ponía un grano en una bolsa y cuando escuchaba "ausente" lo ponía en la otra. A la noche, se reunía con los oficiales de Belgrano y contaban cuantos soldados tenía el ejército realista. Esta valiente mujer vivió hasta los 105 años y hasta el día de su muerte usó en su cabeza moños con los colores de la bandera. Otra mujer, Martina Silva de Gurruchaga, armó en su casa una compañía de soldados y se presentó al frente de ellos ante Belgrano para luchar en la batalla de Salta, entregándole además una bandera bordada con sus propias manos.

Juana Azurduy  de vendedora callejera a teniente coronela , ella y su esposo Manuel Asencio Padilla tomaron las armas con igual coraje para combatir contra los realistas

 

¿ Quienes somos?

Condiciones de uso Publicidad Privacidas de la informacion