Historia argetina , Presidencia de Avellaneda
 
Búsqueda personalizada
 
 
 
   
La revolución de 1874
Nicolas Avellaneda
Nicolas Avellaneda
 

La sucesión presidencial de Sarmiento enfrentó a dos grandes líderes políticos porteños, que aspiraban a primera magistratura: Bartolomé Mitre y Adolfo Alsina. sin embargo, la mayor parte de los gobernadores apoyó a un candidato del interior, el tucumano Nicolás Avellaneda, quien además logró un acuerdo con Alsina.

El 14 de abril de 1874 se realizaron las elecciones, que fueron ganadas por Avellaneda. Mitre denunció fraude electoral y se aprestó para resistir por las armas.

La revolución estalló el 24 de setiembre, pero fue completamente derrotada luego de las batallas de La Verde, librada el 6 de noviembre, y Santa Rosa, llevada a cabo el 8 de diciembre luego de ello Mitre se rindió al ejército.

 
Jose Arredondo
José M. Arredondo
José M. Arredondo , general veterano del Paraguay, se sumó al alzamiento de Mitre con fuerzas de infantería y caballería de San Luis. Roca lo derrotó y lo hizo prisionero en Santa Rosa, donde los mitristas tuvieron 300 muertos y más de 2.000 prisioneros
Ignacio Rivas
Coronel Ignancio Rivas

El coronel Erasmo Obligado se apoderó de un buque y el coronel Ignacio Rivas se alzo con la división sur de la provincia de Buenos Aires.

 

Julio A. Roca
Julio Argentino Roca

Fue un militar que hizo toda su carrera defendiendo la autoridad del flamante Estado nacional. Como lo había hecho contra López Jordán y como lo haría contra el indio, Roca comandó las tropas que derrotaron a Arredondo en Santa Rosa.

 
Santiago Cortínez
Santiago Cortínez era san- juanino y fue ministro de Hacienda de Sarmiento y Ave- llaneda
Santiago Cortínez
Rufino de Elizalde fue durante corto tiempo ministro de  Relaciones Exteriores
   
   
Santiago Cortínez
Domingo F. Sarmiento,  fue ministro del interior de Avellaneda
Santiago Cortínez
Vicente Fidel Lopez ocupó el rectorado de la Univesidad de Buenos Aires entre 1873 y 1876
La Crisis Económica de 1873 - 1875
 

Se inició en Europa, especialmente en Austria y Alemania originada por la especulación financiera en la Bolsa de Viena, también afectó a Estados Unidos y Argentina no escapó a este fenómeno.

Al caer en el mercado internacional el precio de los productos que exportábamos, esto originó la carencia del oro necesario para cumplir con obligaciones externas (pago de empréstitos), por lo tanto se redujo el crédito y aumentaron las tasas de interés.

La crisis del ' 73 afectó especialmente a los sectores económicos dedicados al comercio y a las finanzas del estado.

Estas circunstancias abrieron el debate entorno a la crisis y a la mejor manera de contrarrestarla. Se dio en distintos ámbitos como la prensa, las publicaciones humorísticas de la época como El Mosquito y en los debates parlamentarios de 1875 y 1876 en torno a la Ley de Aduana de orientación proteccionista.

Vicente Fidel López aprovechó la oportunidad para criticar la política librecambista que guiaba al país desde 1810 subordinado a Inglaterra e imposibilitando el desarrollo de una industria local, particularmente en el interior.

Entre los partidarios del proteccionismo figuraban Vicente F. López, Pellegrini, Dardo Rocha y Miguel Cané que se opusieron al entonces ministro de Hacienda de Avellaneda, Norberto de la Riestra a quien se acusaba de estar vinculado a intereses comerciales británicos.

El proteccionismo contó con el apoyo de los sectores productores de lana y los industriales y artesanos locales que vieron en él una posible solución a sus males.

 
Crisis económica: la solución es obra del esfuerzo nacional
El sistema de vales se popularizo en esa época, esto trajo un ahorro de dinero, pero también una explotación encubierta

Intercambio Comercial durante la Presidencia de Avellaneda

Años

Importación

Exportación

Saldo

1875

57.624.481

52.009.113

- 5.615.368

1880

45.535.880

58.380.787

+ 12.844.907

Exportación de cereales y harinas

Años

Trigo

Maíz

Lino

Harinas

1876

21

8.058

104

353

1877

200

9.818

246

218

1878

2.547

17.964

976

2.919

1879

25.669

29.521

746

15.260

1880

1.167

15.032

1.230

1.428

 

El nuevo presidente debió abocarse a resolver una apremiante crisis económica que no tenía precedentes en el país. Los problemas internos habían deteriorado la economía nacional, los títulos argentinos disminuyeron su valor a cifras alarmantes, en tanto que el presupuesto nacional exhibía un déficit de 13.000.000 sobre un total de 16.000.000 de pesos de oro de entradas.

El sistema de vales como forma de, pago de los salarios se acentuó durante el gobierno de Avellaneda.

El trabajador cobraba con vales que debía canjear por productos de la empresa donde se desempeñaba. La administración disminuyó sus gastos. En 1876, se redujo el presupuesto de 18 a 22 millones de pesos y, en un 15%, el sueldo de los empleados públicos, empezando por el del propio presidente.

Las erogaciones de la deuda externa constituían una carga casi imposible de solventar, a tal punto, que se aconsejó al presidente la transitoria postergación del pago.

Avellaneda expresó su pensamiento ante el Congreso diciendo que "la República puede estar dividida hondamente... pero no tiene sino un honor y un crédito, como sólo tiene un nombre y una bandera ante los pueblos extraños...". Merced a las fuertes economías, la deuda pública fue pagada puntualmente.

   
Los barcos frigoríficos dieron el creciemiento de una industria que haría llevar al país a ser uno de los más importantes del mundo en nivel de alimentos
 

Se comienzan a importar máquinas para el desarrollo del agro esto se vío reflejado en un gran incremento de producción

El repunte económico: el fruto de las exportaciones
 

El incremento de la explotación cerealera produjo un excedente de trigo, iniciándose la exportación hacia Europa. Igualmente otros frutos, provenientes en su mayoría de las colonias agrícolas, tuvieron salida al exterior por primera vez.

Un acontecimiento que habría de variar fundamentalmente la fisonomía agropecuaria argentina fue la exportación de los primeros lotes de carne enfriada. En 1876, llegó a Buenos Aires el transporte Le Frigorifique, con un sistema que mantenía la carne a 0 ºC.

Un año después arribó otro barco, Le Paraguay, equipado según una nueva técnica que conservaba la carne a - 30 ºC, lo cual aseguraba mejor resultado de conservación. El invento fue perfeccionado y aprovechado por los ingleses planteándose una nueva perspectiva: la iniciación de un flamante y grandioso mercado de carne congelada por muchos años base fundamental de la economía argentina.

Con esta nueva perspectiva, el intercambio comercial argentino acusó los primeros saldos favorables para el país.

En materia ferroviaria se continuó el ritmo inciado en las presidencias anteriores. Córdoba y Tucumán quedaron unidas a través de ese medio.

 

El comienzo de la inmigración
El primer hotel de inmigrantes

Sello utilizado por el departamento de inmigración

Inmigrantes en la cubierta del barco arribando a Buenos Aires
 

Se creó el Departamento general de Inmigración, anotándose la entrada de casi 250.000 inmigrantes amparados en una nueva ley dictada al efecto.

El gran crecimiento demográfico y la mejora de los trasportes favorecieron el desplazamiento masivo de la población europea, aunque los motivos principales fueron las guerras, las oleadas represivas y las crisis económicas.

Muchos contingentes migratorios se trasladaron dentro del viejo mundo, pero otros tantos buscaron su destino en Australia, Estados Unidos y la Argentina

Los inmigrantes venían atraídos por las múltiples oportunidades de trabajo, los altos salarios y las garantías legales que les ofrecía nuestro país.

En menor medida , por las políticas de colonización , de una eficacia relativa. Entre 1871 y 1880 ingresaron al país 85.000 personas , aunque la gran época de la inmigración aún estaba por llegar.

 
El desarrollo del país
 

No eran sólo políticas las razones de la disputa entre el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires. También se trataba de quién controlaría el más importante centro económico y financiero del país.

El Banco de la Provincia de Buenos Aires era mucho más sólido que cualquier otro banco del país y la Aduana seguía constituyendo la más importante fuente de ingresos.

Favorecido por la presencia del puerto y la expansión de la red ferroviaria que lo comunicaba con el resto del país, el municipio porteño era el eje vital del comercio de importación y exportación, empresa a la que sumaban su trabajo los miles de inmigrantes que llegaban anualmente a sus muelles.

 
Las intervenciones provinciales
 

Durante el gobierno de Avellaneda no escasearon las alteraciones del orden público en las provincias ni los conflictos entre el Poder Ejecutivo Nacional y las autoridades del Interior.

Estos conflictos se tradujeron en diversas intervenciones a las provincias. Todas ellas estuvieron envueltas en la carrera hacia las elecciones de 1880. la intervención de Jujuy, realizada en 1878 enfrentó una vez más a Mitre con Avellaneda y le costó a Domingo Faustino Sarmiento el cargo de ministro del Interior.

 
Año Provincia Motivo

1877

Jujuy

Enfrentamiento entre el goberna- dor Cástulo Castillo y la Legislatura provincial

1878

Corrientes

Sedición armada contra el go- bernador Manuel Derqui

1878

La Rioja

A pedido de la Legislatura  provincial

1879

Jujuy

Revolución que desalojo a el gobernador Martin Torino

1880

Buenos Aires

Revolución contra las autoridades nacionales encabezada por el gobernador Carlos Te jedor

1880

Corrientes

Apoyo dado por la provincia a Carlos Tejedor

   
La conquista del desierto
Roca en la campaña del desierto
Campaña del desierto
 
Fortin en la Campaña del desierto
Fortin en la Campaña del desierto
 

Mientras el ejército estaba ocupado en la guerra del Paraguay y luchaba contra los últimos caudillos, una federación de tribus desplegó ataques de envergadura. Adolfo Alsina, ministro de Guerra de Avellaneda, respondió con una exitosa ofensiva en 1876. Para consolidar la nueva frontera, levantó fortines, intercomunicados por telégrafo, y excavó una zanja para evitar el arreo del ganado robado. A esta zanja se la denominó Zanja Alsina.

Luego de la muerte de Alsina en diciembre de 1877, Julio A. Roca se hizo cargo de la cartera de Guerra. El nuevo ministro era un implacable crítico de la estrategia defensiva frente al indio sustentada hasta entonces por su antecesor. Inmediatamente planeó una gran ofensiva que se inició en abril de 1879 y traspasó la famosa "zanja de Alsina".

Las tropas de Roca, muy superiores al enemigo que enfrentaban, contaban con los modernos fusiles rémington, se trasladaban en tren y se comunicaban por telégrafo. También formaron parte de la expedición topógrafos, ingenieros, periodistas y fotógrafos. En mayo de 1879, Roca había llegado a la isla de Chocle-Choel, en el Río Negro.La expedición de Roca fué planificada hasta en los menores detalles. En aras de una mayor movilidad se eliminó la artillería, pero se armó a la tropa con fusiles rémington cuyo rápido mecanismo de recarga alejaba la posibilidad de un encuentro a corta distancia.Los equipos logísticos, en especial los sanitarios, fueron abundantes, en función de lograr el mínimo de bajas.

Tras la Campaña al Desierto , Julio Argentino Roca culminó su carrera política al postularse a la presidencia de la República

El mosquito

Caricatura de la revista el mosquito referente al enfrentamiento entre Avellaneda y Carlos Tejedor

Casa de gobierno en Belgrano
Casa de gobierno en Belgrano
El gobierno se muda a Belgrano
 

En 1878, la "Cuestión Capital" se asoció estrechamente con la lucha por la sucesión presidencial.

La Liga de Gobernadores, que aglutinaba a las provincias y era respaldada por el presidente Avellaneda, apoyó la candidatura, del general Julio Argentino Roca. Contra ella se presentó la candidatura de Carlos Tejedor, gobernador de Buenos Aires.

En abril de 1880, Roca consiguió los votos necesarios en el colegio electoral y fue proclamado presidente de la República, mientras Tejedor organizaba la resistencia armada.

En junio estalló la revolución, que terminó con la completa derrota de Tejedor y de Buenos Aires a manos de Roca y el gobierno nacional.

La municipalidad de Belgrano ,era entonces un pueblo aledaño al municipio porteño, se convirtió en la sede del Gobierno nacional el 2 de junio de 1880. Era necesario salir de la ciudad para anunciar a los pueblos que el gobernador de Buenos Aires se había rebelado" afirmó el presidente Avellaneda, en referencia al levantamiento de Carlos Tejedor

La Capital Federal
Carlos Tejedor
Carlos Tejedor
 

La federalización de Buenos Aires ya no enfrentó obstáculos serios después de ser derrotado Carlos Tejedor y disuelta la Legislatura bonaerense. El 21 de setiembre de 1880, el Congreso aprobó la ley, que poco después fue ratificada por la nueva Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Una época de fuertes conflictos llegaba a su fin, dejando como resultado un Estado nacional consolidado. Al decir del historiador Tulio Halperin Donghi, "la República Argentina es al fin una, porque ese Estado nacional, lanzado desde Buenos Aires a la conquista del país, en diecinueve años ha coronado esa conquista con la de la propia Buenos Aires".

El 11 de setiembre de 1880, su fórmula se impuso en el colegio electoral, aunque, según sus opositores, bajo presión de Nicolás Avellaneda y el Ejército.

Francisco Bernabé Madero integró como candidato a vicepresidente la fórmula encabezada por Roca. De los 228 electores, 155 votaron por ella y 70, por la fórmula Carlos Tejedor-Saturnino M. Laspiur. Tres electores se abstuvieron. El 12 de octubre, Roca asumió la primera magistratura.

 
Ley 1029 (806) Capital Federal en la Ciudad de Buenos Aires

 

Artículo 1°  Declárase Capital de la República al municipio de la ciudad de Buenos Aires, bajo sus límites actuales (807).

 

Artículo 2°  Todos los establecimientos y edificios públicos situados en el municipio quedarán bajo la jurisdicción de la Nación, sin que los municipales pierdan por esto su carácter.

 

Artículo 3°  El Banco de la Provincia, el Hipotecario y el Monte de Piedad, permanecerán bajo la dirección y propiedad de la provincia, sin alteración a los derechos que a esta correspondan.

 

Artículo 4°  La provincia mantendrá igualmente la administración y propiedad de sus ferrocarriles y telégrafos, aunque empiece su arranque en el municipio de la ciudad, conservando asimismo la propiedad de los demás bienes que tuviese en él.

 

Artículo 5°  La Nación tomará sobre sí la deuda exterior de la Provincia de Buenos Aires, previos los arreglos necesarios.

 

Artículo 6°  El gobierno de la Provincia podrá seguir funcionando sin jurisdicción, en la ciudad de Buenos Aires, con ocupación de los edificios necesarios para su servicio, hasta que se traslade al lugar que sus leyes designen.

 

Artículo 7°  Mientras el Congreso no organice en la Capital la Administración de Justicis, continuarán desempeñándola los juzgados y tribunales provinciales con su régimen presente.

 

Artículo 8 °  Esta ley sólo regirá una vez que la Legislatura de Buenos Aires haya hecho la cesión competente, prestando conformidad a sus cláusulas, con arreglo a lo dispuesto en el artículo tercero de la Constitución Nacional.

 

Artículo 9°  Comuníquese, etcétera.

 

Sanción:  20 de septiembre de 1880 (Sala de sesiones del Congreso, en Belgrano).

   Promulgación:   

  21 de septiembre de 1880.
 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion