Luis SAenz Peña
 
Búsqueda personalizada
 
 
 
 

Luis Sáenz Peña fue un presidente débil manipulado por Roca. Su gobierno se caracterizó por las múltiples crisis de gabinete, debidas a la imposibilidad de acercar a los grupos roquistas, cívicos y "modernistas" en una política común.

Luego de las  revoluciones radicales de 1893, Roca lo abandonó a su suerte. Terminó por renunciar en 1895.

El vicepresidente, José Evaristo Uriburu, logró reunir el apoyo de Roca, Pellegrini y Mitre.

Con estos poderosos respaldos, sumado a un nuevo ciclo de crecimiento económico, la presidencia de Uriburu se desarrolló en forma tranquila.

Luis Saenz Peña
Luis Saenz Peña
Aristobulo del Valle
Aristóbulo del Valle
Obras Sanitarias
Se inagura el Palacio de Aguas en la Av. Cordoba que sera la sede central de el manejo de las aguas corrientes
 
La revolución oficial
 

Luis Sáenz Peña buscó acercarse a la Unión Cívica y, en julio de 1893, nombró a Aristóbulo del Valle en su gabinete.

Éste puso en marcha la "revolución oficial": para terminar con los gobernadores provinciales opositores, desarmó sus guarniciones y los dejó a merced de eventuales levantamientos.

Así es como se produjeron movimientos en San Luis, Santa Fe y Buenos Aires. Roca, partidario del orden antes que nada, reaccionó airado. A los 36 días de haber asumido, Del Valle renunció.

Las obras públicas
 

Pese a las dificultades políticas, el gobierno de Luis Sáenz Peña realizó importantes obras públicas, como la finalización de la apertura de la Avenida de Mayo en Buenos Aires y la construcción del puerto militar General Belgrano .

Lisandro de la torre
Lisandro de la Torre
Alem
Leandro N. Alem
La revolución de 1893
 

La caída de Aristóbulo del Valle, ministro de guerra y marina, no terminó con la tensión política. En agosto de 1893 estalló una revuelta mitrista en Corrientes.

Le siguieron levantamientos radicales en Tucumán y Santiago del Estero, que amenazaron con extenderse a Salta y Catamarca.

En setiembre, una nueva revolución radical tomó el control en Santa Fe, mientras Lisandro de la Torre se sublevó en Rosario con bombas Orsini radicales (1893) que le habían suministrados oficiales radicales de Zárate, tomó la jefatura de policía y la ciudad cayo en mano de los rebeldes en Rosario el radicalismo proclamó a Alem como presidente de la República.

A fines de setiembre, el movimiento se extendía por todo el país, incluyendo a Buenos Aires, la cual era liderada por Hipólito Irigoyen donde los radicales formaron gobierno. La falta de coordinación y la presencia de Roca a la cabeza de la represión explican el fracaso final del movimiento.

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion