Búsqueda personalizada
 
 
 
 

En 1880, la paz era necesaria para poner fin a décadas de enfrentamientos intestinos y de conflictos exteriores como el que signaba aquellos años las relaciones con Chile. Este problema había comenzado a evolucionar favorablemente por la conjunción de la Conquista del Desierto y el estallido de la guerra del Pacífico .

La más ardua y compleja estabilidad interna comenzó a afianzarse con dos medidas impulsadas por Julio A. Roca e implementada sus partidarios poco antes de la asunción del mando do: la federalización de la ciudad de Buenos Aires y la supresión de las milicias provinciales.

A través de ambas disposiciones se afianzaba el poder de las instituciones nacionales y se debilitataba la capacidad de su principal contrapeso el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Presidente Roca
Presidente Roca

 

 

Juan M Estrada
Juan Manuel Estrada
 
La Construcción Institucional
 

La Presidencia de Roca se caracterizó por una activa legislación destinada a organizar las órbitas y poderes del Estado. Ello incluyó la fijación del ejido de la ciudad de Buenos Aires y el establecimiento de su Intendencia.

En algunas ocasiones, estas iniciativas provocaron conflictos, como el surgido con la Iglesia Católica a raíz de la creación del Registro Civil o la ley de Educación Común de 1884.

El conflicto culminó con la expulsión del Nuncio Apostólico, monseñor Mattera, y la ruptura de relaciones con el Vaticano. Este hecho acentuó la polémica entre los liberales católicos, liderados por José Manuel Estrada, y los laicos, entre los cuales se destacaba el propio Roca

En esta epoca comienza a ingresar el telefono a el país
 
Durante la epoca de Roca hubo una gran bonanza economica
La Consolidación Del Estado Nacional
 

El nuevo presidente estableció así las bases que le permitían comenzar la tarea de "administrar" una palabra que, en su interpretación personal significaba generar condiciones permanentes para la supremacía del gobierno central . Este objetivo quedó claramente expuesto en su primer mensaje al Congreso: "Parece que fuéramos un pueblo recién nacido a la vida nacional, pues tenemos, que legislar sobre todo aquello que constituye los atributos, los medios y el poder de la Nación".

La legislación aprobada durante aquellos años fue, ciertamente, muy relevante. En 1891 se firmó el tratado con Chile (Roca lo consideró el acto más importante de su gestión) y se aprobó la ley de unificación monetaria. En 1884 se sancionó la ley de territorios nacionales y se votó la crucial y muy debatida ley de educación común, que estableció la enseñanza gratuita, obligatoria y laica en el ciclo primario.

Al mismo tiempo se instrumentó una serie de disposiciones tendientes al ordenamiento de la justicia federal y de la vida municipal, parte de la cual fue la creación de la ciudad de La Plata. Culminó así un intenso ciclo legislativo que estableció bases institucionales destinadas a perdurar y que consolidaron el sesgo centralista ya insinuado en la Constitución de 1853. Consecuentemente, durante la presidencia de Roca, y contrariamente a lo que expresaban algunos de sus, partidarios provinciales, se acentuó la declinación de la vieja tradición federal,

Tiempos de Bonanza Económica
Ley 1420
La educacion pública se reglamenta con medio de la ley 1420
Eduardo Madero
Se funda la ciudad de La Plata
 

La construcción institucional y la gestión administrativa transcurrieron dentro de un clima de inusual paz interior.

La culminación de los conflictos interregionales en 1880 coincidió con un momento de marcada apatía política, algo que se correspondía bien con el ideario político del Presidente: "No es confiados en los entusiasmos de la plaza pública que las naciones conservan su independencia e integridad".

Por otra parte, la bonanza económica que caracterizó a aquellos años incidió en el predominio indiscutido del roquista Partido Autonomista Nacional.

No es de extrañar, en consecuencia, que, ante una oposición débil y errática, la sucesión presidencial. se haya dirimido, en la práctica, entre los precandidatos de la agrupación oficialista.

En 1884, el presidente Roca pudo afirmar ante al Congreso que volvía a "tener la satisfacción de abrir el período de vuestras sesiones en la más completa paz y tranquilidad, sin recelos exteriores ni peligros internos".

Ciertamente, pudo repetir esta afirmación dos años después, al terminar su mandato. Había presidido un periodo de intensa construcción institucional y sentado las bases de la austeridad nacional y del orden. Esas metas se lograron, sin embargo, a costa de un marcado debilitamiento del sistema federal y de una visible declinación de la vida política.

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion