Turismo en Argentina
La revolucion de Mayo
 
Búsqueda personalizada
 
 
 
 
Revolución de Mayo - Antecedentes internos
   
 
   

Durante mucho tiempo todo parecía estar tranquilo. Los habitantes del Virreinato vivían sin grandes conflictos. Pero por detrás de las apariencias, había descontento social. El malhumor fue saliendo poco a poco a la luz y se puso de manifiesto en 1810.

La transformación económica que produjo el Tratado de Libre Comercio modificó la vida social y costumbres de los habitantes. Hubo grupos que obtuvieron mucho poder y otros, tradicionalmente poderosos, que lo fueron perdiendo. Hubo gente que se enriqueció de pronto y gente que fue perdiendo su fortuna. Surgieron nuevas profesiones, nuevos oficios y nuevos puestos públicos. Ahora, quienes nacían en familias modestas podían crecer en la escala social.

Claro que este cambio no fue parejo. En Salta, por ejemplo, todo siguió como siempre: los dueños de la hacienda seguían manejando el comercio, la agricultura y la ganadería y los indios eran obligados a trabajar la tierra, al igual que en los primeros días de la colonización. En Tucumán, los comerciantes eran más importantes que los hacendados. Lo concreto es que en todo el Virreinato, los grandes comerciantes y los hacendados se vincularon con los funcionarios virreinales. Esta unión entre los poderes económico y político generó un grupo social que consideraba como el más elevado: "La gente decente". A este grupo accedían también personas que sin ser ricos, pertenecían a familias de linaje o poseían una sólida educación.

Un escalón más abajo estaban los mestizos claros, que se diferenciaban de los negros e indios. Muchos de estos mestizos se enriquecieron con el comercio y la forma para mezclarse con la "gente decente" era mudarse lejos de su lugar de nacimiento, en donde nadie supiera quienes fueron sus padres. En el último lugar de la escala social estaban los indios y los esclavos.

En Buenos Aires el grupo dirigente era integrado por comerciantes muy ricos, funcionarios, miembros de la Iglesia y profesionales. Por debajo de este grupo había una clase intermedia integrada por pequeños comerciantes, artesanos y funcionarios de segundo nivel. Este grupo tenía un deseo fijo: ascender, vivir mejor, pertenecer a los "decentes". El problema es que éstos se aferraban a sus puestos, y trataban de evitar el ingreso de los "intermedios" a la alta sociedad. El lema que movía a los poderosos parecía ser: "cada cual en su lugar".

Y esto no era todo: había un tercer grupo integrado por los blancos pobres, hijos de españoles pobres.

En fin, los "del medio" querían progresar, los "decentes" no querían ceder ni un milímetro en sus privilegios y los blancos pobres no encontraban soluciones; y para colmo, los "decentes" criollos comenzaron a disgustarse con los españoles porque sentían que retenían para ellos los mejores cargos y los grandes negocios.

Todos estos descontentos sociales y enfrentamientos, hicieron eclosión en 1810-

Reglamento de libre comercio
Reglamento de libre comercio
 
Iglesia de San Ignacio
Iglesia de San Ignacio
 
Soldado del Regimiento de Patricios
Soldado del Regimiento de Patricios
 
Cabildo de Buenos Aires
Cabildo de Buenos Aires
 
Puerto de Buenos Aires
Puerto de Buenos Aires
 
Monedas acuñadas en Potosí
Monedas acuñadasen Potosí. La plata fluía desde la Casa de la moneda potosina hacia Buenos Aires y a su paso activaba el comercio y las economías regionales para alimentar al final el gran comercio de la importación

 

 

 

 

 

 

 

Manuel Belgrano
Manuel Belgrano

 

 

 

 

 

Mariano Moren o
Mariano Moreno
 
 

Un factor de poder es aquella asociación o institución que, por su influencia, es capaz de modificar el curso de los acontecimientos. Los factores de poder en el Buenos Aires de entonces fueron:

El Cabildo
Había adquirido mucha relevancia durante las invasiones inglesas. Su influencia fue notable en los acontecimientos de 1810 y en los años posteriores.

El Ejército
A partir de las invasiones inglesas, los hombres de armas adquirieron una importancia decisiva. La prevención de nuevos ataques convirtió a la ciudad en un gigantesco campo de entrenamiento militar. Una gran cantidad de civiles se incorporó a los regimientos. Fueron los militares quienes impusieron a Liniers como Comandante de Armas y quienes dispusieron la cesantía del Virrey Sobremonte en la Junta de Guerra de 1807. También fueron los que defendieron al Virrey Liniers durante el motín de Álzaga en 1809. El ejército apoyó la creación de la Junta Provisional de Gobierno del 25 de mayo.

El Clero
Los sacerdotes y religiosos fueron participantes activos en los sucesos anteriores y posteriores al Cabildo del 22 de mayo, tanto en Buenos Aires como en el interior. A dicho Cabildo concurrieron 24 eclesiásticos, de los cuales 18 votaron por el cese del virrey.

Los Universitarios
Los universitarios, en especial los abogados, eran hombres apreciados y respetados en toda América. La jerarquía del título le daba un prestigio similar al de los hombres de armas o el clero. En el Cabildo del 22 de mayo, 17 abogados apoyaron la creación de una Junta y sólo uno abogó por la continuidad del virrey.

Los Comerciantes
Desde la promulgación del Tratado de Libre Comercio, Buenos Aires se transformó en un importante centro de intercambio comercial. Así, los comerciantes fueron cobrando cada vez mayor importancia dentro de la ciudad y se agruparon en defensa de sus propios intereses, ejerciendo una importante presión en las decisiones económicas.

 
 

Hasta el año 1776 el comercio de Buenos Aires se daba únicamente con las provincias. Constantemente llegaban las caravanas de carretas cargadas con productos regionales como vino, aceite frutas secas, lanas, tejidos, etc. y regresaban con productos elaborados o importados.

Una de las primeras medidas que tomó el Virrey Pedro de Cevallos (el primero nombrado en el Río de la Plata) fue abrir el puerto de la ciudad para permitir la entrada de "productos de Castilla" y la salida de "frutos del país".

En 1778, España sancionó el Reglamento de Libre Comercio que puso fin al monopolio que limitaba el comercio a los puertos españoles de Cádiz y Sevilla y a los puertos americanos de Veracruz y Portobelo. Esta apertura benefició al puerto de Buenos Aires. Rápidamente, el comercio de importación y exportación quedó en manos de unas pocas familias, ligadas mayormente con las grandes casas comerciales de España y por un tiempo disminuyó el contrabando.

 
 

Inglaterra estaba viviendo el proceso que se conoce como Revolución Industrial.
¿Qué pasó en esta revolución? las máquinas a vapor reemplazaron poco a poco al trabajo manual y los trabajos dejaron de hacerse en las casas de los artesanos y se concentró en las fábricas (El primer producto fabricado de esta forma fue la tela de algodón). Esta Revolución tuvo grandes consecuencias no solo en Inglaterra sino también en el mundo entero. Una de ellas fue que la producción superaba la capacidad de consumo local, es decir se producía más de lo que se necesitaba por lo que fue necesario encontrar nuevos compradores. Las colonias españolas de América eran un mercado codiciado: allí se podía vender muy bien las telas de algodón que se fabricaban en Manchester.

 
 

Para ese tiempo Buenos Aires estaba viviendo un fuerte proceso de transformación. Con la apertura del puerto al libre comercio, los productos importados invadieron la ciudad. Había más comerciantes y mayor circulación de dinero, por lo tanto también mejoraron la calidad de las viviendas y las Iglesias; se desató una fiebre consumista y la ciudad se llenó de artesanos: sastres, talabarteros, ebanistas, zapateros, sombrereros y también se empezaron a nombrar funcionarios a diestra y siniestra.
En este contexto, cuando los ingleses abrieron la importación y exportación y abolieron el monopolio, la ciudad se "inundó" de mercaderías de mayor calidad y más baratas. Cuando fueron expulsados, los españoles restablecieron el monopolio, pero esta medida fue muy resistida por los habitantes locales, que sumaron así un nuevo descontento. Algunos notables que criticaron al monopolio fueron Manuel Belgrano desde el Consulado y Mariano Moreno en sus trabajos "Representación de los Hacendados" y "Representación de los Labradores".En síntesis, las "razones del bolsillo" también avivaron los deseos de libertad.

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion