Turismo en Argentina
La revolucion de Mayo
 
Búsqueda personalizada
 
 
 
 
Revolución de Mayo - Primeros pasos
   
 
   

El Cabildo Abierto del 25 de mayo de 1810 destituye al Virrey Cisneros y nombra una Junta Provisional Gubernativa. Parte del texto del Acta decía así:

"En la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a veinticinco de mayo de mil ochocientos diez, sin haberse separado de la Sala Capitular del Excelentísimo Cabildo, se colocaron a la hora señalada bajo de dosel, con sitial por delante, y en él, la imagen del Crucifijo y los Santos Evangelios, comparecieron los Señores Presidente y Vocales electos de la nueva Junta Provisoria Gubernativa:

Don Cornelio de Saavedra,
Doctor Juan José Castelli,
Licenciado Manuel Belgrano,
Don Miguel de Azcuénaga
Pbro. Doctor Manuel Alberti,
Don Domingo Matheu y
Don Juan de Larrea
y los Señores Secretarios,
Doctor Juan José Paso y
Doctor Mariano Moreno,

quienes ocuparon los lugares que les estaban preparados, colocándose en los demás los Prelados, Jefes y Comandantes y personas de distinción que concurrieron... Seguidamente (el Presidente), hincado de rodillas y poniendo la mano derecha sobre los Santos Evangelios, prestó juramento de desempeñar lealmente el cargo, conservar íntegra esta parte de América a nuestro Augusto Soberano, el Señor Don Fernando Séptimo y sus legítimos sucesores y guardar las leyes del Reino..."
La Junta Provisoria queda instalada:
"En la muy noble y muy leal Ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a veinticinco de mayo de mil ochocientos diez, sin haberse separado de la Sala Capitular los Señores del Excelentísimo Cabildo, se colocaron a la hora señalada bajo el dosel, con sitial por delante, y en él la imagen del Crucifijo, y los Santo Evangelios; comparecieron los señores Presidente y vocales electos de la nueva Junta provisoria gubernativa (sigue la nómina de los miembros), quienes ocuparon los respectivos lugares que les estaban preparados... y habiéndose leído por mí, el actuario, el acta de elección, el Señor Presidente electo... seguidamente hincado de rodillas, y poniendo la mano derecha sobre los Santos Evangelios, prestó juramento de desempeñar legalmente el cargo, conservar íntegra esta parte de América a nuestro Augusto Soberano el señor don Fernando Séptimo, y sus legítimos sucesores, y guardar puntualmente las Leyes del Reino.

... Finalizada la ceremonia dejó el Excelentísimo Cabildo el lugar que ocupaba bajo de dosel, y lo tomaron el señor Presidente y Vocales de la Junta; y el señor Presidente exhortó al concurso, y al Pueblo a mantener el orden, la unión, y la fraternidad, como también a guardar respeto, y hacer el aprecio debido de la persona del Excelentísimo señor don Baltasar Hidalgo de Cisneros, y toda su familia; cuya exhortación repitió en el balcón principal de las Casas Capitulares, dirigiéndose a la muchedumbre del Pueblo que ocupaba la Plaza. Con lo que se concluyó el acta de instalación retirándose dicho señor Presidente, y demás señores vocales, y Secretarios a la Real Fortaleza por entre un inmenso concurso con repiques de campanas, y salva de artillería..."

*Acuerdos del Extinguido Cabildo

Proclama emitida por el Cabildo
 

 

 

 

 

Periodico La Gazeta de Buenos Aires
Periodico La Gazeta de Buenos Aires
   
Junta de Mayo
   
   
 
Alberti
El presbitermo Manuel Alberti ocupo el cargo como vocal de la Junta y fue el primer director de la Gazaeta de Buenos Aires y la dirigio hasta su muerte en 1811
 

Buenos Aires, 27 de mayo de 1810

"... Ayer se instaló la Junta de un modo y forma que ha dejado fijada la base fundamental sobre lo que debe elevarse la obra de la conservación de estos dominios al señor don Fernando VII. Los ejemplares impresos de los adjuntos bandos, y noticia..., que el excelentísimo Cabildo , y aun el excelentísimo señor virrey,... dan a Usía, no dejan duda a esta Junta de que será mirada por todos los jefes, corporaciones, funcionarios públicos y habitantes de todos los pueblos del virreinato, como centro de la unidad, para formar la barrera inexpugnable de la conservación íntegra de los dominios de América a la dependencia del señor don Fernando VII, o de quien legítimamente le represente. No menos espera que contribuirán los mismos a que, cuanto más antes sea posible, se nombrasen y vengan a la Capital los diputados que se enuncian para el fin expresado en el mismo acto de instalación..."

"...Así mismo importa que Usía quede entendido, que los diputados han de irse incorporando en esta Junta conforme y por el orden de su llegada a la Capital, para que así se hagan de la parte de confianza pública que conviene el mejor servicio del Rey y gobierno de los pueblos; imponiéndose, con cuenta anticipada conviene a la formación general, de los graves asuntos que tocan al gobierno. Por lo mismo, se habrá de acelerar el envío de diputados; entendiendo debe ser uno por cada cuidad o villa de las provincias..."

"...Servirá a todos los pueblos del virreinato de la mayor satisfacción el saber, como se lo asegura la Junta, que todos los tribunales, corporaciones, jefes y ministros de la Capital, sin excepción, han reconocido la Junta, y prometido su obediencia para la defensa de los augustos derechos del Rey en estos dominios..."

*Real Fortaleza de Buenos Aires, 27 de mayo de 1810 - Cornelio Saavedra - Dr. Juan José Castelli- Manuel Belgrano - Miguel de Azcuénaga - Dr. Manuel Alberti - Domingo Matheu - Juan Larrea - Dr. Juan José Paso, secretario - Dr. Mariano Moreno, secretario.

Senado de la Nación. Biblioteca de Mayo

   
 
   

La Junta Provisional fue impuesta por las fuerzas armadas leales a Saavedra; el Cabildo y la Real Audiencia cedieron a la presión pero enseguida trataron de retomar las riendas del poder político y a tal fin redactaron un reglamento.

 
   
 
   

El mismo 25 de mayo, el Cabildo dio a la Junta un Reglamento de once artículos. Este Reglamento reiteraba el carácter "provisional" de la Junta, insistía en la soberanía de Fernando VII y convocaba a los diputados del interior para reunirse en Congreso y establecer la forma de gobierno que se considere más conveniente.

Por el artículo 5 del Reglamento, el Cabildo se reservaba el derecho de "proceder a la deposición" de la Junta.

Pero ésta no se quedó atrás y el 26 exigió a la Real Audiencia, al Obispo y al Cabildo Eclesiástico, funcionarios públicos, jefes militares y el Cabildo le juraran obediencia.

 
   
 
   

Los miembros de la Junta redactaron el 28 de mayo su propio Reglamento administrativo para el ejercicio de la autoridad.Contaba con diez artículos referidos a horarios de trabajo, distribución de tareas en un Departamento de Hacienda y otro de Gobierno y Guerra, protocolo en la firma de decretos, derechos de Patronato y en los honores a los integrantes del Gobierno ProvisionalEn su artículo 10°, el Reglamento establecía que: "todo vecino podía dirigirse de palabra o por escrito a cualquiera de los vocales de la Junta misma y comunicar cuanto crea conveniente a la seguridad jurídica y felicidad del Estado".

La importancia de este artículo radica en que la Junta no aceptaba cuerpos intermedios entre ella y los vecinos de Buenos Aires, desplazando tácitamente al Cabildo como receptor de inquietudes.

 
   
 
   

Durante los siete meses que duró su gestión (25 de mayo - 18 de diciembre), la Junta Provisional trató de afianzarse pese a las dificultades que se le presentaron con la Real Audiencia, el Cabildo, la resistencia de Córdoba y los preparativos bélicos del virrey del Perú, Fernando de Abascal.
La Junta envió a las autoridades del interior una Circular el día 27 de mayo para informarles acerca de la situación en Buenos Aires y pedirles que enviaran representantes que se irían incorporando a la Junta a medida que llegaran a la capital.

Para asegurar el triunfo de la revolución la Junta envió expediciones militares a Córdoba, al Alto Perú, al Paraguay y a la Banda Oriental.

Entre las medidas de gobierno de carácter social que realizó el primer gobierno patrio merece destacarse la concesión de derechos políticos a los aborígenes y la elaboración de normas para facilitar la venta de terrenos a los agricultores.

En el aspecto económico, favoreció el libre comercio, redactó un nuevo reglamento para la actividad comercial, ordenó la apertura de puertos como Maldonado y La Ensenada, persiguió el contrabando y protegió la industria minera.

Dispuso además la reorganización del ejército, creó una escuadrilla naval y se abrió, por iniciativa de Manuel Belgrano, una escuela de matemáticas para militares.

Para comunicar su obra de gobierno y sus ideas liberales la Junta fundó un periódico, la Gazeta de Buenos Aires. También ordenó la creación de una Biblioteca Pública; editó la traducción al español del Contrato Social de Rousseau prologado por Mariano Moreno; dispuso la edificación de escuelas primarias y aumentó el sueldo a los maestros.

 
   
 
   

La conducción económica de la Junta y de los gobiernos posteriores no siguió una política fija sino que respondió a las necesidades del momento, a presiones políticas o a la falta de visión de los reales problemas económicos.

La Junta Provisional continuó la política económica inaugurada en 1778 con el Régimen de Libre Comercio. Para frenar el contrabando redujo los impuestos aduaneros del 48 al 12 por ciento y además creó la Guardia de Luján. También implementó medidas para fomentar la formación de bosques.

 
   
 
   

Este periódico, cuyo primer director fue el Presbítero Manuel Alberti, fue un excelente vehículo que utilizó la Junta para defender y difundir sus actos de gobierno. Los lectores encontraban noticias locales, americanas y europeas y artículos de contenido doctrinario.

 
 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion