Presidencia de Marcelo T de Alvear
 
Búsqueda personalizada
 
 
 
   
Presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear (1922 - 1928)
 

Marcelo T. de Alvear

Marcelo T. de Alvear

Enrique Mosconi

El general Enrique Mosconi (1877-1940) realizó su carrera en el Estado Mayor, destacándose como un hábil administrador. Como otros oficiales, compartió la preocupación por el desarrollo industrial del país. Con estos antecedentes, en 1922 fue nombrado director de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, donde siguió una política destinada a lograr el autoabastecimiento. El 6 de setiembre de 1930 fue detenido por su resistencia armada contra el golpe de Estado que derrocó a Yrigoyen.

Comenzarón a aparecer las empresas metalúrgicas y textiles 

Uno de los Cañon Krupp de 75 mm. comprado en 1920

Las elecciones se realizaron en abril de 1922. Alvear se encontraba en París cumpliendo una misión diplomática, llegó a Buenos Aires en agosto y asumió el 12 de octubre de 1922. Su gabinete estuvo formado por hombres críticos de Yrigoyen respecto de su gestión, con excepción de Eufrasio Loza, ministro de Obras Públicas.

 
Obra de gobierno durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear
 

Llegó a la presidencia cuando finalizaba la crisis mundial de posguerra, lo cual le permitió mejorar la economía y las finanzas sin mayores contratiempos.

Nombró al entonces coronel Mosconi como director de Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Con el apoyo gubernamental este impulsó el crecimiento de YPF con el objetivo de alcanzar el auto abastecimiento, vital para el desarrollo autónomo del país y promovió medidas tendientes a disminuir la competencia de empresas extranjeras. En 1924 se promulgaron los primeros decretos que restringían las concesiones de exploración, delimitaban posibles zonas productivas y fijaban los plazos de vencimiento para efectuar exploraciones.

En materia de obras públicas se inició la construcción de los ministerios de Hacienda, Obras Públicas, Guerra y Marina, el edificio del Banco Nación y las destilerías de petróleo de la Plata.

Durante su presidencia y con motivo de la finalización de la guerra se reactivó el flujo de inmigración hacia nuestro país. Desde 1924 a 1929 entraron al país casi dos millones de personas y quedaron radicados en el país 650.000 inmigrantes.

Se sancionaron leyes de previsión social, ellas fueron: la 11371 (año 1924) que reglamentó el trabajo de menores, la 11278 (1925) que reglamentó el pago de salarios. En 1923 se aprobó la ley 11289, que fue un avance hacia la jubilación universal y obligatoria aunque la Unión Industrial consiguió anularla en 1925 aduciendo lo costoso que resultaría a los industriales su aplicación. El movimiento obrero también renegó de ella, no querían que se descontara de sus salarios el 5% correspondiente a los aportes obreros.

Agustín P Justo y Alvear de visita a una unidad militar

Alvear y los militares

 

Con la llegada de Marcelo Torcuato de Alvear a la presidencia y del general Agustín P. Justo al Ministerio de Guerra, los grupos militares opositores al yrigoyenismo, que comenzaron a llamarse a sí mismos "profesionalistas", ganaron poder e influencia dentro de las fuerzas armadas. Justo aumentó significativamente los gastos militares, para modernizar la fuerza, se instaló la base de submarinos en Mar del Plata y se renovaron unidades de la flota de guerra. La magnitud de estos gastos despertó las críticas de la oposición. También se opusieron algunos oficiales, como el general Luis J. Dellepiane, un antiguo radical. Sin embargo, la modernización siguió su rumbo. En 1925 se realizaron grandes maniobras militares. Bajo la presidencia de Alvear se produjo un fuerte impulso de renovación y modernización de las fuerzas armadas. El 2 de enero de 1923, el general Agustín R Justo, ministro de Guerra (derecha), creó la Inspección General del Ejército, que puso bajo el mando del general José Félix Uriburu. Ambos militares se convirtieron en los hombres clave del Ejército.

El nacimiento de la aviación  
 

La aviación comenzó como un deporte de los elegantes y ricos, que compitieron por cruzar el Río de la Plata  o la cordillera de los Andes, en globo o en avión, imitando a los extranjeros. Era parte del espíritu atrevido y desenfadado de "los años locos" En 1912 se creó la Escuela de Aviación Militar, por iniciativa de un aviador civil, Jorge Newbery, quien se ofreció para adiestrar a los oficiales y realizó una colecta para comprar los primeros aparatos militares. Poco después, el general Mosconi organizó el Servicio Aeronáutico del Ejército. En 1927, otro aficionado a la aviación, Agustín P. Justo, inauguró la Fábrica Militar de Aviones en Córdoba.

Caricatura de Caras y Caretas
El presidente Alvear en una caricatura de la revista  "Caras y caretas" publicada en el año 1926. Tuvo que resolver cuestiones internas del radicalismo y de algunas provincias.

Monseñor de Andrea

Intervenciones políticas
 

En el aspecto político se intervinieron por leyes del Congreso las provincias de Tucumán, Mendoza y San Juan y por decreto presidencial el de Jujuy, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca y Salta.

Tuvo inconvenientes con el Vaticano en torno al nombramiento del arzobispo de Buenos Aires. En 1923 murió Monseñor Espinosa, el gobierno ejerciendo el Derecho de Patronato indicó su preferencia por Monseñor de Andrea a la sucesión. El Vaticano se mostró disconforme con el nombramiento. Los problemas continuaron hasta 1926 cuando un nuevo nuncio apostólico, Felipe Cortesi, solucionó la cuestión.

En agosto de 1927 se creó la Caja de Conversión permitiendo la instalación del Patrón de Oro, para beneplácito de las bancas internacionales y de la opinión general.

La balanza comercial fue favorable. No se estimuló el desarrollo industrial aunque aumentaron las inversiones extranjeras, alemanas y norteamericanas estableciéndose la Standard Oíl, Standard Electric, Westinhouse y general Motors entre otras.

Los grandes visitantes
Albert Einstein
Albert Einstein  había sido galardonado con el Premio Nobel y era mundialmente reconocido por su teoría de la relatividad, que había trastocado la física tradicional. También comenzaba a trascender su profundo humanismo. Su visita a Buenos Aires causó un fuerte impacto entre los círculos científicos y en la opinión pública. 
 

El presidente Alvear gozaba en el exterior de una imagen de gran estadista.

Por eso no sorprendió que durante su presidencia se produjeran visitas importantes, que realzaron el prestigio del país y del Gobierno en el mundo. En 1924 llegó el príncipe Humberto de Saboya y, en 1925, el príncipe de Gales, Eduardo de Windsor, el Presidente de Chile Alessandri y el exótico maharajá de Kapurthala.

También se recibieron otras visitas ilustres, como la del físico Alberto Einstein, en diciembre de 1925, y la del escritor italiano Filippo Marinetti, principal exponente del futurismo, controvertido por su respaldo al fascismo, aunque en Buenos Aires se cuidó de manifestarlo abiertamente.

La esposa del presidente, la cantante Regina Paccini de Alvear creó la Casa del Teatro, se inauguró en 1928 el Teatro Nacional Cervantes y se organizó la primera exposición nacional del libro.

El principe de Gales

El colegio militar fue una de las visitas que en compañía de Alvear realizo el príncipe de Gales . Las relaciones entre el gobierno y las fuerzas armadas eran óptimas . En manos de la Logia General San Martín, el Ejército fue creciendo como factor de poderen la vida política. El hombre clave de esta situción era el general Agustín P. Justo

El principe italiano Humberto de Saboya

El príncipe italiano Humberto de Saboya , hijo de Victor Manuel III y heredero de la corona de Italia, llego a Buenos Aires el 6 de agosto de 1924 y dividió a la comunidad italiana. Los antifascistas no se unieron a los festejos

Mayo de 1927. Leopoldo Melo y Vicente C. Gallo, integrantes de la fórmula antiperonista.

División del Radicalismo. Personalistas y Antipersonalistas.
 

La línea política seguida por Alvear provocó una fractura dentro del Partido Radical. Los seguidores de esto se llamaron "antipersonalistas", es decir, contrarios a la dirección política de Yrigoyen, de quién criticaban su actitud caudillesca.

El sector mayoritario continuó bajo la dirección de Yrigoyen y fue llamado "personalista".

Las diferencias entre los grupos se hizo manifiesta en 1927, cuando se inició la campaña presidencial.

Los antipersonalistas se aliaron a los conservadores de Buenos Aires, los lencistas de Mendoza, los cantonistas de San Juan y otros grupos provinciales minoritarios. Este frente se formó como el objetivo de derrotar a los Yrigoyenistas y presentó la fórmula Leopoldo Melo, Vicente Gallo.

El radicalismo personalista sostuvo la fórmula Yrigoyen-Francisco Beiró, pero éste falleció y fue reemplazado por Enrique Martinez.

Las elecciones se realizaron en 1928 y resultó triunfadora por mayoría la fórmula Yrigoyen-Martinez

 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion