primera presidencia de Yrigoyen
 
Búsqueda personalizada
 
 
 
   

La entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y la revolución bolchevique en Rusia son dos hechos que tienen enorme repercusión en la Argentina durante 1917.

Una flota de guerra estadounidense visita Buenos Aires y su tripulación desfila por las calles, siendo aclamada por una multitud partidaria de los aliados.

Regresa al país el piloto Vicente Almandos Almonacid, quien se enroló como voluntario para la lucha aérea por los aliados, y es recibido y homenajeado como un auténtico héroe. Una nutrida cantidad de gente asalta el 12 de setiembre el Club Alemán, destrozando vidrios y muebles, luego se dirige a la Legación Alemana, a la Compañía Alemana Transatlántica de Electricidad, y al restaurante Aue's Keller. 

La campaña llega a su punto máximo cuando se publican telegramas secretos del ministro alemán en Buenos Aires recomendando hundir barcos sin dejar rastros y haciendo apreciaciones insultantes contra nuestro canciller, Honorio Pueyrredón .

Yrigoyen defiende la neutralidad pese a que el mercante Monte Protegido es hundido por un submarino alemán. Un sector importante de la opinión pública, radicales incluidos, presiona para que el gobierno rompa relaciones con Alemania. 

Luego, cerca de Tolón es torpedeado el velero Oriana aunque se establece que el uso que hacía este navío de la bandera de nuestro país, era ilegal. También es hundido el carguero Toro, cerca de Gibraltar. 

Los diputados socialistas votan por la entrada en la guerra, opinión que se exacerba cuando llega la noticia de estos hundimientos pero Yrigoyen continúa inflexible en la política neutralista.

Vicente Almandos Almonacid en una cena de gala a su regreso 
Honorio Pueyrredon
Canciller Honorio Pueyrredón
Huelga en el gobierno de Yrigoyen
Huelga ferrovioaria en epoca de Yrigoyen
Huelga ferroviaria en la estación San Martín

Ante estas agresiones, el Presidente Hipólito Yrigoyen exige a Alemania que se comprometa a respetar los navíos de bandera nacional, compromiso que el gobierno del kaiser acepta y que se liará efectivo después de la guerra. Pero, mientras tanto, la presión de los aliadófilos es muy intensa y, en Buenos Aires, hay manifestaciones contra instituciones germanas. 

En cambio, se declara por decreto al 12 de Octubre como Día de la Raza. Además, se sancionan la ley del Hogar, para proveer tierras a los trabajadores del agro, y una ley de alquileres que pone fin al malestar de los inquilinos. Hay infinidad de huelgas por el alza del costo de vida - otro de los efectos de la guerra - pero el gobierno, en general, tiene una actitud de simpatía por los reclamos obreros. 

Durante 1917 se producen los primeros signos de reactivación tras la crisis económica que se desató en 1913. Esta crisis  había traído aparejado un aumento de la desocupación, la baja en las exportaciones y un aumento de la inflación. El alivio se traduce ahora en el crecimiento de las exportaciones. Las encabezan,  la producción de carne enlatada para alimentar a los soldados europeos en el frente de la Primera Guerra Mundial. Ocurre lo mismo con los textiles, para la confección de abrigos y frazadas. Esto hace subir la producción de lana y de algodón. La desocupación se retrae debido a la instalación de empresas extranjeras que crean fuentes de trabajo. Entre ellas figuran las estadounidenses International Bank of Boston, National Lead y Ford, cuyo crecimiento vertiginoso en la producción de automotores se dará a partir del 1920. Esta reactivación de la economía, paradójicamente, no trae tranquilidad al gobierno de Hipólito Yrigoyen. Al comprobar mejores condiciones en los beneficios de sus empleadores, los obreros reclaman por una porción mayor en el reparto de la riqueza. Una ola de huelgas recorre el país y obliga a Yrigoyen a mediar en numerosos conflictos.

Estacion
Vista de la estacion de Retiro en esa epoca
Pedro B. Palacios
Pedro B. Palacios (Almafuerte)

En Mayo, el gobierno radical se enfrenta a los poderosos intereses británicos decidiendo la caducidad de las concesiones vencidas y, a la vez, la potestad oficial de fijar las tarifas.

Y se sanciona la ley que establece la creación del Concejo Deliberante de la Capital Federal mediante el voto universal. Es decir que en adelante la ciudadanía porteña elegirá a sus treinta representantes.

En otro terreno, llega el matemático español Julio Rey Pastor, que había sido invitado por la Institución Cultural Española. 

En La Plata, muere el 28 de Febrero el gran poeta Pedro B. Palacios, más conocido por su seudónimo: "Almafuerte".

Este año las salas de cine comienzan a competir entre sí para captar el interés del público, ávido por presenciar los estrenos que comenzarán a multiplicarse hasta constituir uno de los mayores negocios del siglo XX, además de ganarse el sitial de ser denominado el séptimo arte.

Pero esto tiene una consecuencia también característica del siglo: el impulso de la publicidad es notable. En primer lugar, porque las salas anuncian sus películas en los diarios con avisos a media página tamaño sábana. 

En tanto, Carlos Gardel canta por primera vez en público Mi noche triste y, con Razzano, hace sus primeras grabaciones para el sello Max Glucksman. 

Después de siete años de ausencia, vuelve Frank Brown, el payaso más querido de la Argentina. Lo hace en su propio circo, el Hyppodrome donde deleitará a grandes y chicos hasta 1924. Ignacio Corsini estrena Caminito de Juan de Dios Filiberto. Y las orquestas típicas de Eduardo Arolas, Francisco Canaro y Roberto Firpo se hacen cada vez más populares. 

También aparece el primer tomo de la Historia de la literatura argentina de Ricardo Rojas, obra monumental que tardará varios años en completarse y cuyo conjunto establece un completísimo panorama de las letras argentinas desde la época colonial. 

El campeonato sudamericano de fútbol de este año se realiza en Montevideo. El equipo argentino derrota a Brasil y luego a Chile.

Pero los argentinos llegan en malas  condiciones físicas para enfrentar al adversario más temible, Uruguay, y nuestro equipo es batido por 1 a 0.

El cine en la epoca
Vista de un cine de la época de Yrirgoyen
Gardel-Razzano
El duo Gardel - Razzano
Carlos Gardel
Carlos Gardel
 
 
       

¿Quienes somos?

Condiciones de uso

Publicidad

Privacidad de la informacion