El Palacio San José
 

 

 

Palacio Santa Cándida
 

Fue el casco del saladero Santa Cándida, establecido por Justo J. de Urquiza hacia 1847 sobre el arroyo La China. Originalmente contaba con galpones de almacenaje, muelles, puentes y un ferrocarril interior para el traslado de la mercadería a los barcos.

El casco se construyó en el mismo año de 1847, fue diseñado por el arquitecto Fosatti, en estilo manierista italiano inspirado en las villas palladianas. En 1912 fue remodelado, dejó definitivamente de funcionar como saladero y fue embellecido con estatuas realizadas en mármol de Carrara. Hoy es un centro de turismo especializado que ofrece alojamiento, equitación, canchas de tenis y golf, posibilidades de pesca, remo, esquí acuático, vela, kayak, veleros, caza menor entre mayo y agosto, y travesías por el río Uruguay.

Palacio Santa Cándida en Entre Rios

Palacio Santa Cándida

   
Palacio San José
 

La construcción se alza a 35 kilómetros de Concepción del Uruguay. Dos altas, rosadas torres que rematan el frente emergen entre el tupido parque denominando por completo el ámbito del Palacio San José, testigo y escenario de numerosos hechos de trascendental importancia histórica. Allí suscribió Urquiza en 1851 su célebre "pronunciamiento", aceptando la renuncia de Juan Manuel de Rosas al manejo de las relaciones exteriores e iniciando el enfrentamiento que culminó en Caseros. Con su dueño convertido en figura clavo del panorama nacional, la residencia se transformó en uno de los polos vitales del país. El once de abril, Urquiza fue muerto en una de las habitaciones por una partida revolucionaria que entró al edificio franqueando la entrada posterior.

Fue la residencia del capitán general Justo José de Urquiza hasta su asesinato, ocurrido aquí el 11 de abril de 1870. La construcción del edificio comenzó en 1848, bajo la dirección de Jacinto Dellepiane, un modesto alarife. Dos años después fue remodelado y continuado por el arquitecto Pedro Fosatti, a quien Urquiza invitó a Entre Ríos para realizar diversas obras públicas. Fosatti modificó el diseño original, dando proporciones palaciegas al edificio. Hacia 1850 se había terminado el patio de honor; siguiéndolo ocho años más tarde el patio del parral. Las 38 habitaciones del palacio están estructuradas en torno a estos dos grandes patios.

Patio central del Palacio San José

 

Entrada principal al palacio San José

Entrada principal a San José

 

Fosatti manejaba acertadamente el lenguaje italianizante de loggias y cortiles, como lo evidenció en los hospitales italianos que construyó en Buenos Aires y Montevideo. En San José demostró la solvencia de su oficio, logrando una equilibrada composición del edificio. La fachada principal, de rítmicas arquerías sostenidas por columnas toscanas, está flanqueada por dos altas torres miradores, rematadas por un tradicional pretil de hierro forjado, a la usanza poscolonial del litoral.

En el ingreso hay un jardín francés rodeado por una reja de hierro fundido y un portal, con pilares coronados por esculturas de mármol que representan los cuatro continentes; las de América y Asia, robadas en 1991, fueron restituidas. El jardín estaba adornado con dos pajareras realizadas por Tomás Benvenuto en 1864, con enrejado de cobre y umbrales de mármol italiano. Revestidas por dentro con vidrio contenían plantas y aves tropicales de distintas especies.

El patio principal, de corte netamente italiano, es el recinto principal de la residencia, su planta cuadrada está rodeada de arquerías sobre 28 columnas toscanas, al igual que la fachada. Alrededor hay 18 habitaciones-dormitorios, destinadas a moradores y huéspedes ilustres, donde alojaron el general Bartolomé Mitre en 1860 y el Presidente Domingo F. Sarmiento en 1870.

Junto al patio están la sala, el escritorio político, la sala de armas, el gran comedor y el antecomedor. El piso de las galerías es de mármol importado de Génova y el del patio, de piedras traídas de Spezia. El cielorraso de la Sala de los Espejos está formado por 144 lunas traídas especialmente desde Francia. En esta histórica sala se gestó parte de la organización nacional, se firmaron tratados y acuerdos políticos, y se estimularon obras literarias y científicas, entre otras actividades.

Frente a este patio también se halla el dormitorio de Urquiza, donde fue ultimado el general, en el vidrio de la puerta del dormitorio aún se puede ver una mancha de sangre de Urquiza, producida al ingresar éste herido desde la galería de entrada al palacio. Su esposa hizo poner la lápida de mármol que recuerda lo sucedido.

El segundo patio -de servicio- tiene planta rectangular y es más sencillo que el primero. Está rodeado de una hermosa pérgola de hierro forjado que forma arcos hacia el centro y una bóveda hacia las galerías, donde se enredaban las vides que daban sombra en verano. En el centro del patio hay un hermoso aljibe de mármol blanco de una sola pieza, otrora rodeado de naranjos. Alrededor de este patio se levanta una amplia cocina, cuyo servicio de agua corriente es anterior a cualquiera similar en la ciudad de Buenos Aires. También dan a este patio el escritorio comercial y algunos cuartos y dependencias.

En la parte posterior del edificio se alza una pequeña capilla u oratorio fundado en 1887, según reza una placa de mármol. Su altar está construido en cedro con aplicaciones de oro y fue ejecutado por los tallistas españoles José Clusella y Pedro García. La bóveda fue decorada por el pintor uruguayo Juan Manuel Blanes. Entre las reliquias que atesora esta capilla está la pila de mármol para agua bendita, de 2,70 m de altura, realizada en Italia, réplica de otra que se conserva en el Vaticano. Fue regalo del Papa Pío IX.

Frente a la capilla está el palomar, donde hay una placa muy significativa, dedicada por la Sociedad Masonería Argentina al Hermano Justo José de Urquiza.

En el área posterior del palacio hay un lago artificial. Fue la última construcción monumental que se hiciera en San José. Tiene una extensión de 180 m por 120 m y 5 m de profundidad. Estaba circundado por un paredón de 80 cm de espesor, hoy derruido, coronado por una verja de hierro forjado y grandes copones para flores. En el lago, Urquiza navegaba en el San Cipriano, un barco a vapor especialmente construido para este lugar.

El 30 de agosto de 1935, el palacio San José fue declarado Monumento Histórico Nacional y actualmente funciona como museo y repositorio de obras de arte

Jardines del Palacio San José

Jardines del Palacio San José

 

Capilla y oratorio del palacio San José

Capilla y oratorio del palacio San José

 

Vista del Palacio San José en perspectiva

Vista del Palacio San José en perspectiva

 

Haga click en el dibujo en perspectiva y en el plano para ver una ampliación de ambos dibujos

 

Plano interno del Palacio San José

Plano del Palacio San José

  
Museo y Repositorio
 

Si ingresa por el lado de la capilla y el palomar, pasará por el jardín posterior, donde están los bustos de los conquistadores Alejandro Magno, Hernán Cortés, Julio César y Napoleón, traídos de Italia en 1856. Cruce el portón de hierro forjado, con adornos de fundición, en el que se lee J. U. Julio 9 de 1858, para entrar al Patio del Parral, rodeado de salas de exposiciones en las que se exhibe la obra de Urquiza.

En la Sala de Caseros y la Sala de la Organización Nacional podrá ver la bandera azul y roja con franja blanca al medio enarbolada en Caseros por el coronel Basavilbaso, además de la lanza utilizada por el brigadier Virasoro en el mismo combate. Un cofre contiene la copia del nombramiento de Urquiza como Presidente de la Confederación Argentina.

Visite luego el Patio de Honor, el ámbito principal, rodeado por dieciocho habitaciones. Entre ellas se cuentan la Sala de Huéspedes Ilustres, que recuerda la estadía del general Bartolomé Mitre, el 11 de noviembre de 1860, y la del Presidente Domingo F. Sarmiento el 3 de febrero de 1870; el Escritorio Político, con sus muebles de época, que recuenta veinte años de vida política; la Sala de Juegos, que conserva el billar y la lámpara importados de Francia; la Sala del doctor Benjamín Victorica, yerno de Urquiza; y el Comedor, con su finísima porcelana, cristalería y platería, junto a una enorme mesa de caoba. Cuentan que Urquiza comía solo, una hora antes que el resto de los invitados, para poder caminar alrededor de la mesa conversando con ellos mientras cenaban.

Las salas más importantes son las del patio de honor la de Recepciones, donde se gestó gran parte de la organización nacional, y la Sala de la Tragedia, el dormitorio del general cuando lo asesinaron , que fue transformado en oratorio por su esposa.

El acto importante más reciente que se realizó fue la jura de la reforma de la Constitución Nacional , en 1995, para lo cual se reacondicionó todo el edificio.

Busto de Hernan Cortez

Busto de Hernán Cortez

 

Bandera de la batalla de Caseros

Bandera usada en la batalla de Caseros

 

Lanza que uso Virasoro en Caseros

Lanza que uso Virasoro en Caseros

 

¿ Quienes somos?

Condiciones de uso Publicidad Privacidas de la informacio